Las primera horas de la huelga indefinida, que ha arrancado la medianoche de este viernes, se están desarrollando con normalidad, sin que por ahora se registren aglomeraciones en los controles de seguridad de acceso a las puertas de embarque.

Los empleados de Trablisa decidieron ayer con 175 votos a favor y solo dos en contra ir a la huelga para exigir mejoras salariales y laborales, tras fracasar las múltiples reuniones de mediación que se han llevado a cabo entre empresas y sindicatos.

La situación a las 8:00 horas en el Aeropuerto de Barcelona era de colas –habituales en un día de máxima afluencia como hoy– aunque sin incidencias. La mayoría de pasajeros han pasado los controles de seguridad con fluidez y el tiempo para hacerlo ha sido como máximo de 20 minutos.

1.000 VUELOS PROGRAMADOS

La situación, no obstante, podría complicarse a lo largo del día, teniendo en cuenta que El Prat está en plena temporada de verano y que sólo para este viernes hay programados más de 1.000 vuelos.

Según fuentes de AENA, se calcula que este viernes pasarán cerca de 185.000 viajeros por la instalación de Barcelona. La huelga, es indefinida, por lo que también se verán afectados los 160.000 usuarios que se prevén el sábado y 180.000 el domingo. 

AMPLIACIÓN DE PLANTILLA

Tanto AENA como las aerolíneas han recomendado a los viajeros que lleguen con antelación al aeropuerto, dado que este conflicto laboral puede incrementar los tiempos de espera para pasar los filtros de seguridad. 

Además, el operador aeroportuario ha reforzado su personal de información y coordinación para ayudar a los pasajeros y agilizar su paso por las taquillas de facturación y los controles de seguridad.