Cuenta atrás para el fin de Nostrum. La cadena de comida preparada, que cesó hace medio año a su presidente y consejero delegado, Quirze Salomó, se encuentra en su peor momento. Tras intentar refinanciar su deuda durante cuatro meses, la matriz de esta compañía catalana, Home Meal Replacement, presentó concurso de acreedores el pasado mes de febrero.

Sin levantar cabeza, los empleados de la compañía estuvieron durante dos meses sin cobrar, entre enero y febrero de este año. Finalmente Nostrum pagó ambas mensualidades en marzo, incluida la paga extra de Navidad. En junio el impago por parte de la compañía se volvió a repetir y ha continuado hasta julio, sin saber todavía si los trabajadores serán finalmente remunerados o no.

HUELGA INDEFINIDA

Tras los múltiples incidentes para cobrar, sumadas a las condiciones precarias de los empleados, éstos se han visto obligados a convocar una huelga indefinida. Para reivindicar sus derechos, los trabajadores de la cadena de comida preparada han anunciado que arrancarán un paro ilimitado con el objetivo de solucionar la situación “tercermundista” que está viviendo Nostrum.

Fuentes del sindicato de Hostelería de UGT señalan a este medio que la empresa no cumple el convenio salarial desde 2012, cuando se dio a conocer que los empleados ganaban sólo entre 700 euros y 800 euros al mes.

Fue un año más tarde que se denunció el caso, reivindicando desde UGT que debían cobrar 1.000 euros. Finalmente en 2015 se pagó a los empleados las mensualidades atrasadas, además de retribuirles un salario “normal, de un millar de euros”. Desde entonces los trabajadores han sido pagados “religiosamente” hasta principios de este año, que dejaron de ser remunerados por la cadena.

CIERRE DE LA FÁBRICA

De esta manera, los aproximadamente 120 trabajadores que tiene la empresa repartidos entre la fábrica y las diferentes franquicias en Catalunya han cobrado solo tres meses este año de manera regular, como estaría establecido en el contrato inicial: marzo, abril y mayo.

Según fuentes consultadas por este medio, la fábrica que tiene Nostrum ubicada en Sant Vicenç de Castellet (Bages), cerrará a finales de julio y ya ha acordado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con sus empleados para garantizar la viabilidad futura de la sociedad. De esta manera, los trabajadores de la planta se quedarían sin empleo a partir de agosto.

LAS FRANQUICIAS EN LA CUERDA FLOJA

La empresa ha tomado esta medida con el objetivo de centrarse en la red de franquicias que tiene y garantizar la viabilidad futura de la sociedad, según ha apuntado Nostrum en un comunicado. Actualmente la empresa opera con múltiples establecimientos en España, la gran mayoría en Catalunya, y trabajan de manera independiente a la cadena.

Por contra, fuentes cercanas a la empresa han explicado a Metrópoli Abierta que el ERE también se verá afectado a las franquicias, quienes se verán obligadas a bajar la persiana si no se les proporciona una solución alternativa a la de proporcionar los alimentos a través de la fábrica central. De hecho, algunas tiendas de Nostrum ya han cerrado en los últimos meses debido a la delicada situación que vive la empresa, según ha podido saber este medio.

Home Meal dobló sus pérdidas en 2017, y acabó el ejercicio con unos números rojos de 3,46 millones de euros, frente a los 1,52 millones de pérdidas de 2016.