Tras cuatro años subiendo sin parar, el precio de la vivienda en zonas prime o exclusivas de Barcelona se ha estancado. No así en los alrededores de la capital catalana, que son ahora los objetivos principales de los inversores.

“Las zonas premium siempre marcan la tendencia y concentran las primeras subidas de precios del mercado inmobiliario”, explica Oriol Canal, director general de Engel & Völkers Barcelona. “Cuando estas ya no ofrecen recorrido, el incremento de costes se desplaza a barrios o municipios a las afueras de las grandes capitales”, añade Canal.

DEMANDA EN LA PERIFERIA

El comprador nacional se está trasladando al Vallès o el Baix Llobregat, en busca de precios más competitivos en la viviendas ubicadas en zonas exclusivas.

Los datos que maneja Engel & Völkers señalan que en los nueve primeros meses del año, el precio de la vivienda en el Vallès Oriental ha subido un 16%, hasta llegar a un promedio de 569.000 euros. Por su parte, en el Baix Llobregat el incremento es del 8% y el coste medio de la vivienda se sitúa en los 475.000 euros.

DEMANDA EN LA ZONA ALTA

En cambio, en Barcelona el precio medio de las zonas prime se mantiene después de cuatro años de subidas. En viviendas cuyo alquiler supera los 2.000 euros al mes “seguimos teniendo demanda extranjera en la tradicional Zona Alta, principalmente por parte de familias que buscan pisos grandes y tranquilidad, así como en Eixample, donde el perfil lo conforman parejas, estudiantes o ejecutivos”, explica Albert González, director de la división de alquileres de Engel & Völkers Barcelona, al comentar que se ha percibido “un descenso en la demanda internacional”.

“Ese descenso de la demanda, unido a una oferta estable -incluso algo mayor después de muchos años de importantes subidas de precios- ha eliminado el gran desequilibrio existente entre la elevada demanda y la escasa oferta que había en ejercicios anteriores en las zonas más prime, produciendo un ajuste en las rentas del alquiler deseable en el mercado”, resalta González.

IMPACTO DEL 1-O

“Antes del 1-O alquilábamos bastantes propiedades en el entorno de los 3.000 euros mensuales, sobre todo a extranjeros”, señala Oriol Canal, mientras que “ahora hemos aumentado el volumen de intermediación en alquileres y arrendamos muchas más viviendas, si bien a precios del entorno de los 1.500 euros”.