Las cervezas y los cafés bajo el sol primaveral han vuelto por fin a las terrazas de Barcelona. Cerca de un 20% de los bares y restaurantes de Barcelona han levantado la persiana este lunes por primera vez en 70 días, según el Gremi de Restauració. La fase 1 de la desescalada invita los pequeños empresarios a volver a la actividad, eso sí, a un ritmo muy lento. La pandemia despierta medidas hasta ahora insólitas entre los bares para incentivar el consumo. Una de ellas: tapas gratis con la bebida.

En el emblemático Café Zurich de la plaça Catalunya, una decena de personas tomaban su consumición. La escena se alejaba mucho de la de cualquier otro día previo a la pandemia cuando, al menos, una cincuentena de personas solían disfrutar de sus bebidas en este céntrico bar. "Espero que remontemos", comentaba Javier, el encargado. "Nuestra ventaja es la ubicación, pero la desventaja es que dependemos de los turistas", resumía.

EN BUSCA DEL CLIENTE BARCELONÉS

El comentario de Javier se repite en la decena de bares y restaurantes consultados por Metrópoli Abierta esta mañana. Sin fecha de llegada para los turistas extranjeros, los bares tienen una misión: ganarse al cliente barcelonés. Y en eso andan ya algunos negocios que empiezan a regalar una tapa con la cerveza y estudian aplicar descuentos hasta ahora inexplorados. 

reial
Terrazas con clientes en la cervecería Canarias de la plaza Reial este mediodía / G.A

Desde la cervecería Canarias de la plaza Reial, Manel Adán ha descubierto las ventajas del código QR, que te conduce a la nueva carta del bar, ahora virtual, y disponible a través del móvil. En las mesas de su local lucen ya las pegatinas con el código que los consumidores rastrean con el teléfono inteligente al sentarse. La pandemia está cambiando hábitos de un día para el otro y las cartas físicas, prohibidas durante la crisis sanitaria para evitar el contagio del virus, seguramente tengan los días contados. 

Adán empieza a regalar pequeñas tapas de fuet o aceitunas. Es algo bastante inédito en el sector de la restauración de Barcelona, nada acostumbrado a regalar tapas con la bebidas. "Queremos ganarnos al cliente de aquí. Hasta ahora hemos tenido una mala fama de careros. Trabajamos con futuros descuentos a través del QR", señala Adán. Otra de las ideas que se está gestando entre todos los bares de la plaza Reial consistiría en ofrecer medio litro de cerveza por 3,5 euros.

carta qr
Adán muestra con su móvil la carta de su cervecería, ahora disponible a través de un dispositivo móvil / G.A

 

CAMBIOS DE HÁBITOS

Al lado de su local, el restaurante Quinze Nits no abrirá hasta el jueves y estos días se dedica a limpiar a fondo su negocio y a formar a sus empleados en el nuevo contexto de la pandemia. "Hemos elaborado un protocolo interno y hacemos cursos presenciales con los camareros donde les trasladamos, entre otras, las normas para usar los productos de limpieza", explica Estefanía Huculak, una de las encargadas. En el interior han instalado mamparas en la zona de la caja. Otro hábito que cambiará será la sustitución de todos los manteles para cada servicio. 

La inmensa mayoría de bares de Barcelona, concretamente el 80%, se mantienen cerrados. A los negocios no les compensa abrir solo el 50% de las terrazas. El Gremi asegura que el 70% de los bares con terraza pueden abrir únicamente con dos mesas y ocho sillas. El sector calcula que unos 3.300 negocios de restauración de un total de 8.887 seguirán con la persiana echada. 

 

bar terrazas
Trabajadores del Quinze Nits preparan el restaurante para su apertura este jueves / G.A

El director del Gremi, Roger Pallarols, se ha referido este lunes a un retorno "tímido" de la actividad, aunque "positivo". "La ciudad no podía seguir estancada económicamente. Esta fase 1 servirá para calentar motores de cara a la fase 2, donde sí se vivirá una reapertura masiva", pronostica. "Los restauradores empiezan a ver un poco la luz al final del túnel", considera.

MÁS TERRAZAS

A pesar de que los bares pueden ampliar sus terrazas en la misma calzada de los vehículos, en algunas zonas esto no es viable por su ubicación. Es el caso de los locales que rodean al Mercado de la Boqueria. "Ojalá nos dejen poner más mesas", comenta Emilio, encargado del Kit Kat Bar. Solo dispone de dos mesas, pero en pocas horas ya ha recibido 20 clientes, la mayoría trabajadores.

terraza rambla
Dos camareras limpian las mesas de La Terraza en la Rambla este lunes / G.A

Esta veintena de negocios estudian pedir al Ayuntamiento poder ampliar también sus terrazas. El encargado del Boket es más o menos optimista sobre la recuperación del sector. "Al final siempre se remonta. Soy empresario, si fuera pesimista no abriría", explica. Sobre los descuentos del 75% de la tasa de las terrazas, no cree que sea tal. "Es un engaño. Nos subieron un 400% la tasa y ahora dicen que nos permiten un descuento. En realidad pagamos lo mismo", denuncia. 

CLIENTES LOCALES QUE GASTAN MENOS

Desde el Gremi piden adelantar la apertura del 50% en el interior de los locales, una medida que se contempla a partir de la fase 2. En otras comunidades autónomas como el País Vasco y Aragón, argumentan, así lo han hecho.

En la plaza de la Boqueria, Toni Vita admite que su restaurante, con puertas en La Rambla, depende un 90% de la clientela extranjera. "Ahora deberían venir clientes locales, pero gastan menos", sostiene. AracelI Antonlín, encargada de La Terraza, espera poder atrapar a los vecinos de Barcelona y alrededores, el perfil de cliente que dejará esta pandemia. De momento, los ríos de turistas con sed de cerveza, sangría y paella, tardarán mucho en llegar.

camarero
Un camarero prepara la terraza de un restaurante de la plaza Reial / G.A

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.