Los supermercados Sorli, fundados hace 98 años, han superado el coronavirus sin demasiados problemas. Las ventas tiraron al alza, al igual que ocurre con la mayoría de las cadenas de distribución del ramo, gracias al aumento de la demanda registrado por las tiendas de alimentación desde que estalló la pandemia. Además, para completar su servicio, Sorli estrenó un supermercado por internet con reparto a domicilio.

En cambio, otros negocios paralelos que la empresa desarrolla no evolucionaron de forma positiva. Sus nueve restaurantes y cafeterías se vieron obligados a bajar la persiana a partir de marzo y más tarde volvieron a reabrir, pero con notables restricciones de horarios y de aforo.

Lo mismo ocurrió con sus gimnasios Sorli Sport, ubicados en Sant Vicenç de Montalt y Vilassar de Dalt, y con el gran complejo que posee en esta última localidad, titulado Emocions. Este incluye un hotel, un gimnasio y un centro comercial especializado en perfumería, cosmética, complementos, alimentación y vino.

ENTRAMADO

Los 111 trabajadores adscritos a los negocios hosteleros, los centros deportivos y Emocions fueron sometidos a expedientes de regulación temporal (ERTE) tras la declaración del estado de alarma. En estos momentos la compañía administra 104 establecimientos Sorli, 3 Sorlinyam, 3 centros deportivos Sorli Sport, 3 gasolineras Sorli GO, 9 restaurantes y cafeterías y el centro Sorli Emocions.

La sede central de Grupo Sorli radica en Granollers. El fundador fue Francesc Sorli, quien abrió en 1923 una tienda de comestibles en la calle Pere IV, del barrio barcelonés de Poblenou. Todas las tiendas se abastecen desde una gran plataforma logística situada en Granollers-Montemeló de 20.000 metros cuadrados. La plantilla total del grupo consta de 1.730 trabajadores.

NEGOCIO INMOBILIARIO

Las magnitudes económicas del conglomerado son importantes. El consorcio sigue la costumbre de abrir sus tiendas en locales propios. Gracias a ello, hoy atesora un importante patrimonio en bienes raíces, paralelo a su actividad comercial minorista.

Sus inmuebles están valorados en libros en 62 millones de euros. Además, dentro de este renglón se dedica a la compraventa de edificios, locales y, sobre todo, apartamentos en la playa.

ACTIVOS

Tras casi un siglo ininterrumpido de actividad comercial, Grupo Sorli acumula unos activos consolidados de 208 millones de euros y un patrimonio neto de 117 millones de euros. En cuanto a los resultados, arrojan 215 millones de euros de ingresos y 10 millones de beneficio.

PATRIMONIALES

La familia Sorli controla la propiedad del conglomerado comercial y de la vasta red de inmuebles por medio de una sociedad de cartera titulada Construccions i Contractes Barcelona. Ésta, a su vez, tiene dos accionistas principales. Son las sociedades La Sucrera y CSG Gestió, domiciliadas en Barcelona, titulares respectivas del 49% y el 26%. La primera de ellas pertenece íntegramente a Ana Sorli Gorriz y la segunda a su hermana Cristina Sorli Gorriz.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.