Los supermercados, las cadenas de alimentación y las pequeñas tiendas no han dejado de vender durante el aislamiento. Grandes superficies han disparado sus ventas tras el encierro y otras muchas del sector se han reinventado para ofrecer a los clientes los productos de primera necesidad.

La distribución también ha visto como incrementaban las demandas, ya que parte del consumo de alimentación en hostelería se ha trasladado a los hogares: desde menús a seis euros para los profesionales sanitarios hasta cartas a doce euros para las personas que se encuentran aisladas en sus hogares.

COMPRAS 'ONLINE'

El canal online ha salido especialmente reforzado ante la crisis del coronavirus, a pesar de que el ecommerce alimentario se ha visto sobrepasado por la elevada demanda de los consumidores. Un estudio de la consultora Nielsen asegura que en las últimas semanas se ha registrado un récord en el crecimiento de dicho canal, que escaló hasta el 80% la semana del 30 de marzo al 5 de abril, superando el 73% de la semana anterior.

Antes de la reclusión la compra por internet no suponía más del 2% en los hogares del país y ahora esta cifra se ha disparado con el decreto de estado de alarma. Empresas como Mercadona, Casa Ametller y Carrefour no se han quedado atrás y han apostado por el comercio digital.

Sección de fruta y verdura de un establecimiento de Barcelona
Sección de fruta y verdura de un establecimiento de Barcelona

REPUNTE DE VENTAS

La compañía de Juan Roig ganó 2.331 millones de euros durante el mes de marzo, lo que supone un 14% más que en el mes de marzo del año anterior. De continuar mucho tiempo cerrados bares y restaurantes, esta tendencia al alza podría favorecer aún más a los supermercados y a todo el sector de la distribución alimentaria. Por contra, Mercadona ha sufrido un desplome histórico de las ganancias por la crisis. La empresa redujo sus beneficios un 95% el pasado mes de marzo respecto al mismo periodo del año anterior.

Casa Ametller, por su parte, ha multiplicado por diez sus ventas online como consecuencia del Covid-19. La pandemia ha logrado que el consumidor adquiera productos frescos sin verlos con sus propios ojos –cosa que antes era prácticamente imposible– y la comercialización de esta clase de alimentos ha pasado de los 150 pedidos al día a los 1.200 diarios.

Carrefour, por su parte, ha lanzado varios kits de productos básicos, con entrega a domicilios en un plazo de 48-72 horas. Se trata de un nuevo modelo de la empresa francesa para hacer frente al incremento de la demanda a través de internet, que le ha llevado a tener que implantar una cola de espera en su página web.

CONTROL DE PRECIOS

En cuanto al control de precios realizado durante la segunda quincena de la cuarentena, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha comprobado que algunos comercios han incrementado el precio de los productos y han desaparecido las ofertas de las estanterías.

Según el estudio del seguimiento de la evolución de los alimentos, a grandes rasgos los precios se mantienen en la última semana, pero se detectan claramente “las primeras subidas generalizadas en algún producto”.

La demanda por la fruta ha crecido de forma notable por el aporte de vitaminas y, en concreto, el coste de la naranja. Además, el mismo estudio –que mide los precios de una cesta básica de 25 productos– apunta que se han registrado subidas, aunque no en todos los supermercados, de las patatas, las conservas y la leche.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.