Aigües de Barcelona ha decidido perdonar las deudas que han contraído con la empresa las personas que, según los servicios sociales, se encuentra en situación de vulnerabilidad. Además, esta condonación incluye toda la deuda contraída por dicha persona, incluso la que se produjo antes de que el Ayuntamiento la incluyera en el registro de persona vulnerable.

La empresa suministradora de agua en la ciudad de Barcelona les comunicará a los usuarios, acogidos a las bonificaciones como familia vulnerables, en sus próximas facturas la decisión adoptada. En la circular se hará constar la garantía de que su recibo de agua, en la parte que corresponde al consumo, será de cero euros y que se les condonará la deuda que hayan podido acumular durante el tiempo que han dejado de pagar el recibo del agua hasta que los servicios sociales del Ayuntamiento les designaron como personas vulnerables.

¿Y LOS IMPUESTOS?

Aigües de Barcelona también hará constar en la circular la deuda que las personas afectadas mantienen con las diferentes administraciones y entidades, como el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), que es la responsable de la tasa de tratamiento de residuos, y con el Ayuntamiento de la ciudad, que cobra la tasa de alcantarillado.

Con está decisión Aigües de Barcelona se adelanta al Ayuntamiento en la condonación de la deuda de estas familias. El pasado mes de febrero, Aigües y el consistorio firmaron un acuerdo para perdonar de forma simultánea la deuda de las familias en situación de vulnerabilidad, pero ante la imposibilidad de lograr un compromiso firme y corresponsable con el Ayuntamiento, la empresa ha decidido tomar la iniciativa.

De hecho, el Ayuntamiento que preside Ada Colau ha continuado cobrando a las familias vulnerables que no pueden pagar los recibos del agua, los impuestos correspondientes a las facturas de agua. La cantidad total que el consistorio y la AMB, entidad presidida por la alcaldesa, han percibido por este concepto ascendía, hasta diciembre de 2017, a 1,7 millones de euros.