El Aeropuerto de Barcelona sigue acumulando retrasos debido a la huelga de los vigilantes de seguridad. Este lunes por la mañana se han producido colas de unos 15 minutos de media para pasar los controles de seguridad, aunque durante los picos de mayor afluencia las esperas se han alargado más de 20 minutos. 

Se trata de la undécima jornada de paro convocada por los vigilantes de los controles para exigir mejoras salariales y laborales. Los problemas persistirán en el Aeropuerto, pese a que la Delegación del Gobierno en Catalunya decretó unos servicios mínimos del 90%. Los trabajadores de Trablisa, adjudicataria del servicio de seguridad desde 2018, empezaron una huelga indefinida y de 24 horas el pasado viernes 9 de agosto.