Los riders siguen trabajando durante el confinamiento, ajenos al estado de alarma decretado en todo el Estado. En Barcelona se les puede ver desplazándose por la ciudad con sus bicicletas y motos, como hacen habitualmente, pero con las calles completamente vacías por el parón de actividad.

Las condiciones en las que trabajan son críticas. Por ello, la plataforma RidersxDerechos ha exigido el cese de la actividad de todo reparto de comida de restauración realizado a través de plataformas digitales durante el estado de alarma, dado que no existe capacidad de minimizar el riesgo de contagio de los repartidores.

Un 'rider' de Glovo solo por la Diagonal / EFE
Un 'rider' de Glovo solo por la Diagonal / EFE

SIN PROTECCIÓN

El colectivo ha emitido un comunicado en el que denuncia la falta de protección que están experimentando los repartidores durante la pandemia del Covid-19. "No disponemos de medios de protección (guantes, mascarillas y desinfección), ni de un centro de trabajo donde poder desinfectarnos y mantener las herramientas de trabajo libres del virus", ha señalado. En Barcelona, los repartidores de Glovo han sido uno de los mayores afectados por trabajar bajo estas condiciones

La plataforma de repartidores considera que "no se puede permitir que la gente arriesgue su vida por un antojo de sushi o porque alguien cree que no debe 'arriesgarse", y en cambio un repartidor "sí" debe tomar ese riesgo.

Según RidersxDerechos el cese definitivo del reparto a domicilio permitiría asegurar la salud de los repartidores, de las personas que conviven con ellos, de los clientes de las plataformas, así como solicitar la prestación extraordinaria sin necesidad de justificar la caída del nivel de ingresos.

"Los 'riders' no nos sentimos seguros de salir a trabajar en estas condiciones, pero por culpa del sistema perverso de falso autónomo y la puntuación del algoritmo, así como de las amenazas de las plataformas, nos vemos obligados a salir", han señalado.

Trabajadores de Glovo esperan su turno para recoger sus pedidos en Barcelona / EFE - MARTA PÉREZ
Trabajadores de Glovo esperan su turno para recoger sus pedidos en Barcelona / EFE

ARRIESGARSE POR "UN ANTOJO DE SUSHI"

Respecto a las personas que precisan de asistencia a domicilio, consideran que estos repartos deberían realizarlos "trabajadores contratados, preparados y protegidos" que dispongan de un centro de trabajo, donde poder ducharse, cambiarse de ropa, y recoger guantes, mascarillas, y controlados por un supervisor por si alguno tiene síntomas de coronavirus.

Exigen al Gobierno que se modifique el real decreto (BOE 18/03/2020 artículo 17 RD-ley 8/2020), además de exigir medidas de protección especial para las personas más vulnerables en este escenario y que en cualquier caso se quedarían fuera de las ayudas de autónomos, incluso en el caso de realizar las modificaciones demandadas y que se regularice "consecuentemente y de forma inmediata" la figura del repartidor falso autónomo.