El fin de semana pasado el gobierno central publicó en el BOE que las tiendas de menos de 400 metros cuadrados de superficie, que sí pueden abrir en la fase 1, tenían prohibido aplicar rebajas y descuentos en sus productos para evitar aglomeraciones en los establecimientos.

Por contra, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, todo el sector interpretó de forma errónea la orden publicada el sábado en el boletín oficial que apuntaba las condiciones para acceder a esta fase y las rebajas no se habrían prohibido.

En una disposición prácticamente al final de la orden, y bajo el epígrafe indicaba: “Restricción a las acciones comerciales con resultado de aglomeraciones", se establece que “los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a concentraciones de público, tanto dentro del local comercial como en sus inmediaciones”.

“EVITAR AGLOMERACIONES”

La restricción, no obstante, “no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web”.

Por lo tanto, se debe interpretar la normativa del gobierno en el sentido de que lo que se prohíbe en la fase 1 de la desescalada son las aglomeraciones y no la posibilidad de hacer rebajas y promociones en tiendas físicas.

CIERRE DEFINIDITVO

Como el resto del comercio, el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, declaró a Efe que es fundamental que se dé libertad al comercio para hacer las promociones que crea oportunas ante una situación de dos meses sin vender, con los comercios cerrados y poder así dar salida al stock.

En caso contrario, dijo Zamácola, “es muy probable que muchos de los comercios no puedan volver a abrir sus puertas y tengan que cerrarlas definitivamente​”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.