ARCHIVADO EN:

Las patronales Foment y Pimec reclaman al gobierno que deje claro por escrito si los establecimientos de moda pueden realizar rebajas o no en sus comercios físicos para dotarles “de la seguridad jurídica necesaria”, tras advertir en reiteradas ocasiones que, si se prohíben, supondrá un nuevo golpe para el retail.

MAR DE DUDAS

Ahora ambas sectoriales han hecho público un comunicado en el que plantean esta exigencia, molestos por las declaraciones de Salvador Illa en las que rechazaba la posibilidad de que se llevaran a cabo promociones, ofertas y rebajas físicas en los locales.

Según las dos patronales catalanas, esta prohibición "entra en profunda contradicción" con la interpretación de la Disposición Adicional Segunda de la Orden SND/399/2020 facilitada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo el 12 de mayo, tanto al sector del comercio catalán, como a la Generalitat.

EVITAR AGLOMERACIONES

Según esta interpretación, sí que sería posible llevar a cabo ofertas y descuentos en estos comercios siempre que estén en condiciones de adoptar las medidas de seguridad necesarias ante el coronavirus, y evitar sobre todo las aglomeraciones.

Foment y Pimec han lamentado "la falta de unidad de criterio" entre los dos ministerios y "el nulo diálogo practicado por parte del Ministerio de Sanidad con un sector tan importante para este país", y que ha sido uno de los más golpeados por la pandemia.

Un establecimiento de ropa con ofertas y descuentos en sus productos
Un establecimiento de ropa con ofertas y descuentos en sus productos

¿REBAJAS SÍ O NO?

El sábado pasado el gobierno central publicó en el BOE que las tiendas de menos de 400 metros cuadrados de superficie, que sí pueden abrir en la fase 1, tenían prohibido aplicar rebajas y descuentos en sus productos para evitar concentraciones en los establecimientos. Por contra, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, todo el sector interpretó de forma errónea la orden publicada el sábado en el boletín oficial que apuntaba las condiciones para acceder a esta fase y las rebajas no se habrían prohibido.

En una disposición prácticamente al final de la orden, y bajo el epígrafe indicaba: “Restricción a las acciones comerciales con resultado de aglomeraciones", se establece que “los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a concentraciones de público, tanto dentro del local comercial como en sus inmediaciones”.

“EVITAR AGLOMERACIONES”

La restricción, no obstante, “no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web”.

Por lo tanto, se debe interpretar la normativa del gobierno en el sentido de que lo que se prohíbe en la fase 1 de la desescalada son las aglomeraciones y no la posibilidad de hacer rebajas y promociones en tiendas físicas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.