La empresa Vipscards APP SL ha instado un concurso de acreedores en Barcelona, cuando solo van transcurridos cuatro años de su nacimiento.

El expediente ha ido a parar al Juzgado Mercantil número 8 de la Ciudad Condal. Se ha presentado directamente, sin pasar con carácter previo por el preconcurso, es decir, por la comunicación al Juzgado del inicio de negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación o un convenio anticipado.

HÁBITOS DE CONSUMO

Según fuentes judiciales, no existe voluntad de continuidad, dada la evolución del negocio, que ha sido incapaz de lograr ventas, por lo que el concurso derivará en la liquidación de la sociedad.

Vipscards APP se constituyó en marzo de 2015, por iniciativa de David Andrés Vicente. Sus oficinas centrales se encuentra en la calle Industria, entre Sicilia y Sardenya.

Se trata de una aplicación para teléfonos móviles de “big data”, esto es, un instrumento tecnológico en el campo del consumo, que recopila un arsenal de información y datos sobre los hábitos de consumo según las zonas territoriales.

Con ese conjunto de datos, Vipscards confecciona estudios de mercado y los interpreta con una herramienta de “inteligencia de negocio”. El siguiente objetivo era venderlos a terceros.

La empresa también lanzó una propuesta de socios vip, que otorgaba descuentos a sus clientes más fieles.

AYUDAS PÚBLICAS

Esta startup nació en la cantera de la Asociación Tecnológica de Jóvenes Emprendedores y también contaba con el apoyo del Centro Asociativo de Emprendedores de Cataluña-CAEC. Asimismo recibió financiación del Ministerio de Industria, Energía y Turismo para internacionalizar su ámbito de acción.

Al igual que suele ocurrir en numerosas empresas de internet de creación reciente, Vipscards APP confeccionó un ambicioso plan de facturación, que no se ha podido cumplir ni de lejos. De hecho la monetización de sus actividades se saldó con un total fracaso. Los ingresos conseguidos se cifraron literalmente en cero euros.