Puig ha anunciado este lunes que presenta un ERTE "como medida excepcional y por causa de fuerza mayor" en el que incluirá a su fábrica de Besòs, así como el personal de venta en grandes almacenes, perfumerías y aeropuertos.

La compañía ha lamentado el "impacto tangible" del coronavirus pero ha asegurado que su objetivo prioritario es garantizar la salud y la protección de sus trabajadores en todo el mundo, con medidas como cancelar viajes a zonas de riesgo, limitar reuniones presenciales, hacer teletrabajo y reforzar la limpieza y desinfección de instalaciones.

Esta medida afectará a 621 trabajadores del total de 1.617 empleados que la compañía tiene en España. El resto de plantilla seguirá empleada, con teletrabajo, "siguiendo las pautas recomendadas por la Administración".

GELES HIDROALCOHÓLICOS

La fábrica de Vacarisses seguirá operativa para fabricar geles hidroalcohólicos tras la petición urgente del Gobierno de este tipo de productos.

Puig ha anunciado que está tomando todas las medidas necesarias para garantizar el bienestar de sus empleados poniendo a su alcance todos los recursos posibles ante las circunstancias derivadas del coronavirus.