Hace una hora y media que han abierto el Primark de plaza Catalunya y ya está hasta arriba de clientes, sobre todo mujeres. Los carteles de rebajas copan todos los escaparates de las tiendas del corazón de Barcelona pero el comercio low cost por excelencia a nivel internacional no cuenta con ninguno de estos rótulos. La firma irlandesa subió la persiana del nuevo local a principios de julio y hasta ahora las ventas han sido un éxito.

Hay más de 20 empleados por planta y varios encargados que van subiendo y bajando sin parar las múltiples escaleras mecánicas que se pueden encontrar en la tienda. Un miembro de seguridad de una empresa externa controla que todo funcione a la perfección e indica a los usuarios del establecimiento que es “más recomendable usar las escaleras” y evitar la media decena de ascensores que hay. Hay varios agentes en las instalaciones del número 23 de Plaza Catalunya.

CINCO PLANTAS

El comercio está dividido en cinco plantas repartidas en 7.000 metros cuadrados de superficie y se entra por la segunda. En la subterránea o -1 están ubicados los complementos, zapatos, ropa de baño y maquillaje, además de contar con 10 cajas para pagar. La primera planta y la segunda están destinadas a la moda juvenil y deportiva de mujer y es la parte de la tienda con más afluencia de gente. En la tercera se puede comprar ropa para el hogar bajo el apodo de Primark Home y también lencería y ropa interior.

En los dos últimos pisos de la macrotienda de la cadena irlandesa se puede encontrar la ropa de hombre y la infantil, ambas con menos aglomeraciones y con mayor público masculino. Además, la empresa ha creado un apartado llamado “Barcelona” con merchandising de la ciudad: camisetas con el skyline, la flor de los panots y la Sagrada Familia como principales protagonistas de los productos que comercializan.

 

Interior de la macrotienda de Primark, situada en plaza Cataluña / M.A
Interior de la macrotienda de Primark, situada en plaza Cataluña / M.A

PROBADORES CERRADOS

Uno de los responsables del local de Primark, Javier, explica a Metrópoli Abierta que en el establecimiento trabajan entre 300 y 350 personas entre personal de caja, limpiadores, repartidores de bolsas en la entrada, encargados de tienda, responsables, vigilantes y seguridad, entre otros. El empleado señala que los probadores todavía están cerrados para prevenir los contagios y proteger a los clientes y no saben aún cuando los van a poder abrir.

DESINFECCIÓN EN TIENDA

Cada diez minutos los trabajadores que están en caja desinfectan la zona porque aseguran que es donde los clientes “tocan más”. Cada cuarto de hora limpian los objetos que usan con más frecuencia como el mostrador, la máquina para pagar con tarjeta y los cristales que separan al empleado del comprador. Durante todo el día hay responsables para sanear las diferentes plantas y tanto al principio de la jornada como al final se hace una “limpieza total” del edificio.

 

Cajeros para pagar en la nueva tienda de Primark en plaza Cataluña / M.A
Cajeros para pagar en la nueva tienda de Primark en plaza Cataluña / M.A

SEGUNDA MÁS GRANDE DE ESPAÑA

La flagship store de Primark se ha convertido en el segundo más grande de España, solo por detrás del de Gran Vía de Madrid –con 12.400 metros cuadrados de superficie– que abrió en 2015. En marzo de 2018 Primark firmó un contrato de alquiler con la socimi Zambal Spain. A través de ese contrato, la cadena de moda irlandesa se hacía con el edificio ubicado en plaza Cataluña.

CAEN UN 75% LAS VENTAS

La cifra de negocio de Primark entre marzo y junio, tercer trimestre fiscal de su matriz, alcalzó los 645 millones de euros, lo que representa una caída del 75% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior por el impacto del coronavirus. De este modo, en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, los ingresos de la firma textil se han reducido un 27%, hasta los 4.755 millones de euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.