El precio del alquiler en Barcelona caerá hasta un 20% entre 2020 y 2021 como consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus. Así se desprende de un informe de la consultora Forcadell y la Universitat de Barcelona (UB). El descenso más pronunciado se producirá en barrios de Ciutat Vella, en el centro de la ciudad, seguido por l'Eixample, con una caída prevista del 15%. También caerá con fuerza en Sarrià - Sant Gervasi y Les Corts, con descensos próximos al 10%. 

Las perspectivas de futuro para el mercado del alquiler encajan con los actuales descensos registrados. Según Idealista, el precio del alquiler en la ciudad de Barcelona ha caído un 4,5% durante el tercer trimestre hasta situarse en una media de 16 euros el metro cuadrado. 

En cuanto al precio de venta de la vivienda, el descenso en Barcelona será de hasta un 14% entre este año y el que viene. La disminución será menor en barrios de Sarrià - Sant Gervasi y l'Eixample, mientras que será más pronunciado en Nou Barris o Sant Andreu.

LOS LOCALES COMERCIALES, DEVASTADOS

Lo ha explicado este jueves en rueda de prensa para presentar el informe el profesor de Economía de la Universitat de Barcelona (UB) Gonzalo Bernardos, que ha remarcado que, en el contexto actual, no hay "buenas noticias" para el sector inmobiliario. 

Uno de los sectores más afectados será el de los locales comerciales. Sufrirán una “devastación tremenda”, con el cierre de un tercio de los establecimientos en la capital catalana por el impacto de la restricción de la movilidad y el auge del comercio electrónico. 

A nivel estatal, el precio de la vivienda caerá un 16% y el del alquiler lo hará un 18% en 2020 y 2021. Para el alquiler, Bernardos prevé que tarde más en llegar la recuperación en los precios, situándola en el año 2022, mientras que para la vivienda valora que se alcanzará en 2021.

REGULACIÓN DEL PRECIO DE ALQUILER

Preguntado por la regulación aprobada en Cataluña para limitar los precios de alquiler, Bernardos ha expuesto que va a ser breve porque la Generalitat no tiene competencias en esta materia y el Tribunal Constitucional (TC) la acabará anulando. La ha tildado de "desastre total".

"Es una medida absolutamente electoral", ha criticado el profesor de Economía de la UB, que ha augurado que muchos propietarios de viviendas en alquiler optarán por dejarlas vacías o venderlas, lo que hará que caiga la oferta y tensionará el mercado.

Bernardos ha agregado que cree que es una medida "discriminatoria" porque con precios más bajos se generará un exceso de demanda y habrá que decidir a quién se asigna las viviendas, además de considerar que desincentivará la inversión en el mercado de alquiler.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.