Sagrada, la primera marca de lujo de Barcelona con fines 100% filantrópicos, ha mostrado su primera gran pieza, el perfume-joya más caro del mundo. Se trata de una estructura de base piramidal y de inspiración modernista cargada de diamantes y gemas preciosas, valorada en la friolera de 1,6 millones de euros.

El empresario de los Emiratos Árabes Unidos Aamer Abdul Jalil es el impulsor del proyecto con el que da forma a su pasión por la capital catalana y también a su vocación altruista, ya que la mitad de la recaudación –800.000 euros–, irán destinados a la Fundació Barça, que cuenta entre sus destinos proyectos con un programa centrado en el Bienestar Emocional Pediátrico.

345 DIAMANTES

La exclusiva obra, llamada Sagrada, remite al modernismo y a la basílica de la Sagrada Família, de ahí su nombre. La base contiene cuatro frascos. 345 diamantes, 56 zafiros, 26 esmeraldas, oro, plata, esmaltes vitrificados, ondas, mosaicos geométricos, pinceladas, fuego. El cierre del perfume simula una ola de mar.

El encargado de la parte olfativa ha sido el perfumista Jimmy Boyd, que asegura que “Gaudí estaría muy satisfecho de este perfume”. El profesional aceptó el retó y se informó para poder afrontar el pedido.

“VALOR INTANGIBLE”

Jordi Cardoner, vicepresidente de la Fundació Barça, asegura en El Periódico que cuando le hablaron la primera vez del proyecto "le sonó extraño". Pero es música contante y sonante: 800.000 euros para la Fundació Barça, que trabaja en proyectos de los que se beneficiarán 1,6 millones de pequeños en más de 20 países.

En concreto, esta donación se destinará a un programa centrado en el bienestar emocional pediátrico en hospitales de Barcelona. "El valor por tanto de la pieza es también un intangible", declara Oliveras.