Imagen de archivo de una tienda de Pepe Jeans
Imagen de archivo de una tienda de Pepe Jeans

Pepe Jeans, en horas muy bajas por el coronavirus

La empresa de moda ampliará su ERTE, que ya presentó inicialmente el 19 de marzo

Guardar
D.F.
Actualizado: 08/04/2020 14:26 h.

Pepe Jeans se resiente por los efectos de la crisis del coronavirus. La firma de moda con sede en Barcelona ampliará el alcance del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que ya presentó el pasado 19 de marzo.

El miércoles 1 de abril, la compañía solicitó a la Generalitat la ampliación de esa regulación y, al personal de tienda, se sumarán empleados de oficinas, showroom y logística. Eso sí, esta medida tan extrema no se aplicará sobre la toda la plantilla, que la componen unas 3.000 personas.

SOS: PIDEN 100 MILLONES A LA BANCA

Según informa este martes El Confidencial, Pepe Jeans se encuentra negociando con sus acreedores una línea de crédito de 100 millones de euros. Por su parte, la firma barcelonesa desmiente dicha información y mantiene que no ha pedido ningún crédito a la banca.

El problema de fondo para la compañía es que, si se acaba confirmando, se trataría de la segunda vez que entra en la UCI en unos pocos meses. Y es que esta empresa ya refinanció su deuda con la banca el pasado julio de 2019. La cantidad que ahora podría solicitar a sus acreedores representaría el 43% de su deuda actual, según asegura el citado medio.

CAMBIOS DIRECTIVOS

Según informa el portal especializado en moda Fashion Network, además de la aplicación de un ERTE, en las últimas semanas Pepe Jeans ha sustituido a Jean Blandin, el que era hasta hace poco el director de recursos humanos de la compañía. Ostentaba el cargo desde abril de 2017.

Pero el de Blandin no es el único adiós reciente de un directivo de la empresa de moda barcelonesa. Sergio Romero, director de ventas de la compañía y con más de tres décadas de trayectoria en la casa, también salió de la empresa el pasado mes de marzo.

CAMBIO DE PROPIEDAD EN 2015

Pepe Jeans tiene en Barcelona su sede operativa y social aunque su principal mercado está en Gran Bretaña. La compañía española es propiedad del grupo inversor libanés M1 (que pertenece al multimillonario Najib Mikati) desde 2015 y su venta se cerró por 720 millones de euros. El grupo de moda entró en números rojos en 2017, cuando acumuló unas pérdidas de 13,11 millones de euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.