Aterriza en Barcelona un método pionero de pago. El cliente, a la hora de abonar el coste del producto que acaba de adquirir, ya no tendrá que estar pendiente de si tiene efectivo, la tarjeta de crédito con saldo o el teléfono móvil con batería. El concepto contactless o pago sin contacto ya ha quedado anticuado –a pesar de su joven vida– y ahora el presente es pagar con el rostro.

Comprar “con la cara” ya es una realidad. Por primera vez en España, un comercio de la capital catalana ofrece a los clientes la posibilidad de pagar con su rostro. Situando la cara delante de la pantalla, el dispositivo identifica al usuario, reconoce sus facciones y efectúa el cobro a través de la fisonomía de cada persona.

PRUEBA PILOTO

Este método ha arrancado como una prueba piloto que durará dos meses en el restaurante Viena de Barcelona, situado en el número 405 de la Avenida Diagonal. En este sentido, los clientes podrán pagar hasta el 16 de noviembre con el reconocimiento de sus facciones.

El restaurante Viena de la Diagonal es el primer comercio con el método de pago por reconocimiento facial

La prueba piloto estará disponible hasta mediados de noviembre

La directora de comunicación de Viena, Anna Buil, ha explicado a Metrópoli Abierta que “es una prueba piloto de ocho semanas y que el principal objetivo es ver cómo reacciona la gente”. Más allá de si es efectivo o no –que también– desde la compañía quieren observar cómo reacciona el cliente ante dicho método de pago. De esta manera, la empresa tanteará la posibilidad de implementarlo en otros locales si comprueban que en el establecimiento barcelonés es efectivo. 

¿CÓMO FUNCIONA?

El método se ha desarrollado de la mano de Payment Innovation Hub, una alianza de CaixaBank, Global Payments, Samsung, Visa y Arval. Los clientes de Viena sólo tendrán que descargarse la aplicación, que está disponible tanto para Android como para Iphone, y registrar sus datos personales, parámetros biométricos y un método de pago. Una vez acabado el proceso, el usuario podrá dirigirse al establecimiento y pagar con su cara. No necesitará ni cartera, ni tarjeta física, ni teléfono móvil.

El restaurante Viena de la Diagonal es el primer comercio con el método de pago por reconocimiento facial

El restaurante Viena de la Diagonal es el primer comercio con el método de pago por reconocimiento facial 

MÉTODO PIONERO

Silvia Garcia, del equipo de Payment Innovation Hub, ha declarado a este medio que la prueba piloto se ha llevado a cabo en este local porqué está “a pie de calle” y ubicado en un punto clave de Barcelona. En esta línea, Garcia ha señalado que ya hay otras compañías, sobre todo las de retail, interesadas en este método de pago y que “todo apunta a que en un futuro los establecimientos contarán con esta herramienta”.

Ambas directivas explican que este método de retribución está generando "efecto sorpresa" a los clientes y aseguran que "es lo normal" porqué en España no es "habitual" esta herramienta. Por contra, Buil argumenta que en países como China "ya están acostumbrados" y que los resultados son efectivos. 

Desde la compañía aseguran que "no hay riesgos" a la hora de efectuar un cobro porque ni una fotografía, ni el exceso maquillaje, ni tampoco tener un gemelo son excusa para robar. En este sentido, Garcia declara que la máquina reconoce los parámetros de cada persona, es decir, la distancia entre los ojos, las orejas o la nariz, y no "una persona que se parezca mucho al cliente".