ARCHIVADO EN:

Este año las rebajas de verano se han avanzado hasta el 28 de junio, de acuerdo con la propuesta del Consejo Asesor de Comercio que decidió impulsar la idea para aprovechar el fin de semana previo al mes de julio. Por contra, algunos comercios avanzaron el pistoletazo de salida de los descuentos al 21 de junio, otros al 25 y algunos todavía no han dado el paso para empezar a aplicar descuentos en sus productos.

Las promociones y descuentos permanentes, las fechas clave como el Black Friday, las rebajas de Navidad y el episodio de calor en Barcelona han comportado que este año las rebajas de verano hayan arrancado “muy flojas en general”, lamentan los comerciantes.

LAS REBAJAS, AL ALZA

Esta temporada los descuentos han empezado con abaratamientos de hasta el 70%, pero con una baja afluencia de gente comprando ropa en la capital catalana. La mayor parte de las ventas se concentran durante las dos primeras semanas de campaña, que este año coincidirán con los puntos máximos de calor, asegura Comertia, la asociación catalana de la empresa familiar del comercio.

A pesar del clima, desde la organización --que agrupa a 105 marcas comerciales como Boboli, Macson y Furest--, son optimistas y apuntan que “se generarán aumentos de ventas respecto al año anterior”. Y las cifras serán todavía mas altas teniendo en cuenta que para muchos locales de la ciudad las rebajas representan el 40% de las ventas de todo el año.

Según ha explicado el presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, a Metrópoli Abierta, las rebajas en Barcelona han arrancado de manera irregular, ya que el clima no ha acompañado a los comerciantes. Además, Jené ha apuntado que se ha hecho una campaña de descuentos “descafeinada” y que los compradores “desconocían que esta semana empezaban las rebajas” en la ciudad.

PEQUEÑO COMERCIO

Susana Capdevila, propietaria de la tienda Chicbisú, un negocio familiar ubicado entre la calle París y la calle Muntaner de Barcelona, explica que el día ha empezado “a la baja”, pero esperan que durante la semana las ventas vayan al alza. En esta línea, la dependienta ha señalado que “hemos bajado bastante los precios” pero que “esto no es Marrakesh y no podemos regalar las prendas”. Capdevila declara a este medio que durante la época de descuentos “sacamos piezas de ropa de otras temporadas” pero apunta que “tampoco nos pasamos, el cliente lo nota”.

En Brownie, una tienda de moda juvenil ubicada en Rambla de Catalunya, explican que empezaron las rebajas el viernes 28 de junio y que el domingo 30, día en el que muchos comercios subieron la persiana, “notamos que había más gente que un día normal”, pero que tampoco fue “exagerado”. Sheila, una de las dependientas del establecimiento, explica que sólo el 5% de los productos que ofrecen durante las rebajas son de otras temporadas y declara que el resto de artículos son de este año.

 

Establecimiento de Zara, ubicado en la Rambla de Catalunya de Barcelona

Establecimiento de Zara lleno de gente, ubicado en la Rambla de Catalunya de Barcelona

EXCEPCIONES

El líder indiscutible de la moda en España también es la excepción en este caso. Zara, marca estrella de la compañía de Amancio Ortega, se ha llenado hasta arriba de clientes este lunes. Camisetas a cinco, seis y siete euros, pantalones a 10 y zapatillas a 12 euros es lo que marcaban las etiquetas del establecimiento. “Es normal que no se quepa en el local con estos precios”, señala Silvia, una de las trabajadoras de la cadena de ropa. "Calculamos que las ventas mejorarán respecto a otras temporadas del año”, sentencia la dependienta, en base a su experiencia tras el mostrador. 

Otras grandes multinacionales textiles, como MangoWomen'Secret, tampoco se han visto afectadas por la ola de calor. En estas primeras jornadas de descuentos, los establecimientos de estas marcas contaban con una gran afluencia de clientes, interesados, todos ellos, en los chollos de la temporada de verano.