La flexibilización del mercado y la adaptación a los nuevos modelos digitales, los nuevos retos a los que se enfrenta el mundo del comercio y la importancia que tiene y tendrá el smartphone en el comercio digital ha sido el tema central de la conferencia 'Los retos del comercio y el impacto de la transformación digital', organizada por Barcelona Oberta dentro de la Setmana de Comerç organizada por la Direcció General de Comerç de la Generalitat.

Dionís Guzmán, director de formación de ISDI, escuela líder a nivel mundial sobre transformación digital, ha apuntado a la necesidad de que el comercio tradicional dé un paso hacia la transformación digital y pierda el miedo a las nuevas tecnologías para atraer a los potenciales compradores a sus productos.

Guzmán, que ha calificado la desaparición de algunas grandes empresas del retail que se han producido en los últimos tiempos como Retail Apocalypse, ha afirmado que “el gran reto para esta transformación es que no hay una fórmula secreta, mágica, cada tienda debe afrontar su propio reto y encontrar su mejor solución”.

El director de formación de ISDI ha defendido que las empresas, grandes y pequeñas, deben empezar por cambiar su sistema organizativo, que ha calificado como de silos, es decir, compartimentado y asilado, para convertirse en “una orquesta, que necesita un director, pero que debe trabajar conjuntamente, y las empresas deben pensar de manera inmediata cuál va a ser su estrategia digital y debe definir un plan de marketing digital”.

LA IMPORTANCIA DEL MÓVIL

Además, Guzmán ha mostrado cómo el teléfono móvil ha cambiado la forma de conectarse a internet. En apenas siete años, desde la aparición de los primeros smartphones hasta octubre de 2016, las conexiones a internet en todo el mundo desde un dispositivo móvil superaron por primera vez a las que se hacían desde ordenadores de mesa. Este dato demuestra que el futuro del comercio digital pasa por el uso que del móvil hagan los clientes de los comercios.

Además, el móvil ha contribuido a cambiar los habitos de millones de personas. “El móvil ha dejado en el cajón al despertador, el walkmann, la cámara de fotos, la calculadora, etc. Y en poco tiempo, también lo hará con el dinero, el carro de la compra.... El móvil ha conllevado el mayor cambio de hábitos de la historia”.

Siendo España el país que tiene mayor penetración de smartphones y tablets de Europa y el paìs de la UE que más contenidos genera y consume en el móvil, no es de extrañar que estos dispositivos se han convertido en una pieza clave para el futuro del e-comerce. “Todo esto convierte al consumidor en el auténtico rey del comercio, ya que tiene todas las opciones para elegir el producto. Hemos pasado del manufactorig al menufactoring, y el consumidor se ha convertido en el centro del negocio”, dice Guzmán.

También ha apostado por que el futuro del e-comerce pasará por los chatbots, y será la inteligencia artificial la que dirigirá buena parte de las compras del futuro. O el uso de la domótica, el Internet de las Cosas (IoT), con todo tipo de electrodomésticos inteligentes, que podrán controlar buena parte de las tareas de un domicilio.

Todo esto forma parte de la transformación digital que se está produciendo en la sociedad a un ritmo acelerado, y que permite aprovechar las enormes posibilidades que pone encima de la mesa, aunque la decisión de cómo se usan depende de cada persona.