Fracaso absoluto en el Aeropuerto de Barcelona. Tras la convocatoria de huelga indefinida y de 24 horas de los vigilantes de seguridad de El Prat, el aeródromo no ha sufrido ninguna afectación grave en los primeros días de paros. Los servicios mínimos son del 90% pero el aeropuerto no ha dejado de funcionar en ningún momento.

La sensación entre los pasajeros durante el fin de semana ha sido de “tranquilidad total” y los miles de usuarios no han notado el escaso número de trabajadores de la plantilla. Los filtros de seguridad se han llenado en “horas puntuales” pero la espera para pasar el arco no era de más de 40 minutos.

Durante las primeras horas del sábado la terminal 2 sufrió algunas demoras de más de media hora, pero nada fuera de lo normal en días intensos como un fin de semana de pleno agosto. La tercera jornada de huelga, celebrada el domingo, transcurrió sin incidencias para los pasajeros, al igual que durante el día de ayer.

QUEJAS DE LOS HUELGUISTAS

Los empleados de Trablisa llevan tres días calificando de “abusivos” los servicios mínimos decretados y explican que ven “normales” las colas generadas estos días en los que el aeropuerto ha podido operar con relativa normalidad.

Los huelguistas señalan que están recibiendo “presiones” en los controles durante las jornadas de paro y critican que Trablisa les esconde información. En este sentido, el asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, ha explicado que no reciben ningún tipo de información sobre los trabajadores que están acudiendo a trabajar, los horarios que están haciendo y si se están respetando sus derechos laborales.

AMPLIACIÓN DE LA PLANTILLA

El comité de huelga también acusa a Trablisa de ser la peor adjudicataria que han tenido los empleados y ha recordado que la anterior concesionaria, Eulen, sí que acabó cumpliendo con los compromisos acordados.

El operador portuario Aena, que gestiona el Aeropuerto de Barcelona, ha ampliado el número de trabajadores durante la jornada de huelga de los empleados de los filtros de seguridad. En esta línea, ha reforzado su personal de información y coordinación para ayudar a los pasajeros y agilizar su paso por las taquillas de facturación y los controles de seguridad.

HUELGA DE 2017

Endurecimiento de la huelga. Hace dos años, cuando el comité de empresa de Eulen decidió hacer paros indefinidos y de 24 horas la repercusión en el Aeropuerto de Barcelona fue absoluta. El conflicto se generó por las malas condiciones laborales de la plantilla y la “semiesclavitud” que estaban viviendo. En aquél momento los trabajadores pedían una persona más en cada arco de seguridad en los días de mucha afluencia y un incremento salarial de 350 euros.

El gestor aeroportuario sancionó a Eulen con 300.000 euros en 2017 por el caos que se generó en verano y la empresa suspendió de empleo y sueldo durante diez días a varios trabajadores y denunció el comité de huelga, que veía en ello una medida intimidatoria.

INCREMENTO DE PASAJEROS

El Aeropuerto de Barcelona ha registrado 30,18 millones de pasajeros durante los siete primeros meses de 2019, cifra que representa un incremento del 5,2% de usuarios respecto el mismo período del año anterior. En concreto, durante el mes de julio se han registrado 5,3 millones de personas, un 3,8% más que durante el mismo mes del año pasado. De estos, casi 4 millones de ellos, un 3,1% más, eran pasajeros internacionales mientras que el 1,3 millones de usuarios restantes eran viajeros españoles, un 5,9% más.