ARCHIVADO EN:

Nubarrones negros se ciernen sobre la edición de este año del Mobile World Congress de Barcelona. El temor a un contagio por el coronavirus chino avanza con más rapidez si cabe que el propio virus y ha provocado una escalada de cancelaciones entre algunas de las principales empresas del sector. La última ha sido el gigante estadounidense AT&T, la mayor compañía de telecomunicaciones del mundo. Este martes también han anunciado que se bajan del congreso las empresas de software McAfee y Sprint, también norteamericanas.

Una veintena de participantes han anunciado estos días que suspenden su asistencia al Mobile. "Salvaguardar la seguridad de nuestros empleados". Esta es la frase que se ha ido repitiendo en los numerosos comunicados de las grandes empresas del sector de la telefonía móvil ante un virus que ha matado a más de 1.000 personas en China y contagiado a más de 40.000 pacientes.

UNA VEINTENA DE BAJAS

Cerca de una veintena de empresas han renunciado a asistir al evento sobre telefonía móvil más potente del glovo. Sony y Amazon han protagonizado los golpes más duros y han herido de gravedad al congreso. Facebook ha puesto en jaque el congreso y seguido con el goteo incesante de organizaciones que prefieren evitar cualquier riesgo de contagio y perder numerosos contratos y futuros acuerdos entre las compañías líderes de la telefonía móvil. 

Presentación del último móvil de Xiomi en el Mobile World Congress 2019 / EUROPA PRESS
Presentación de un modelo Xiaomi en una de las últimas ediciones del Mobile

El sector mira con pavor las irreversibles consecuencias económicas que podría tener la cancelación del Mobile. Este viernes, GSMA, empresa organizadora del congreso, tomará previsiblemente una decisión sobre la celebración de la convención que en teoría tendrá lugar del 24 al 27 de febrero. La Fira de Barcelona registra esta semana una alta actividad con los preparativos de un evento que antes de la epidemia del coronavirus esperaba tener un impacto económico de casi 500 millones de euros. En 2019, el impacto fue de 473 millones de euros y el gran evento de la telefonía móvil reunió a 109.000 visitantes de 198 países.

CANCELACIONES EN HOTELES

Hoteles, restaurantes, locales de ocio nocturno, operadores turísticos y una gran variedad de empresas de Barcelona y el resto de Cataluña temen ya por los millones de euros que podrían dejar de ganar en caso de la suspensión del Mobile, un congreso que va más allá de las actividades que se desarrollan entre las cuatro paredes de los salones del recinto de Gran Via de Fira de Barcelona en l'Hospitalet de Llobregat.

El Hotel Vela desde el rompeolas de Barcelona / HUGO FERNÁNDEZ
Imagen de archivo del Hotel Vela

El Gremio de Hoteles de Barcelona aseguraba este lunes que "se están produciendo cancelaciones en los hoteles de la ciudad" aunque considera que todavía es "pronto" para cuantificar cuál será la "afectación sobre el cómputo global de reservas". El gremio, "preocupado", por el desarrollo de los acontecimientos, ha expresado su "plena confianza" en GSMA. La organizadora ha señalado que se tomarán las medidas de prevención oportunas. De hecho, para contener la baja de empresas la organización ha establecido restricciones a visitantes de China y controles de temperatura

Las empresas catalanas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) también están notando los efectos de las cancelaciones de asistencia y han visto cómo se han cancelado el 12 % de las reservas que tenían programadas para el MWC por el goteo de empresas que han decidido no asistir por el coronavirus.

EMPRESAS CHINAS, LAS MÁS AFECTADAS

Que el Mobile pende de un hilo es una evidencia. Los expertos temen que el efecto llamada pueda hacer decantar la balanza en decenas de empresas que provoquen finalmente la suspensión del congreso. En ese escenario, las compañías chinas serían las grandes perjudicadas, según señala Ángel Barbero, profesor de Tecnología en EAE Business School. 

La construcción de Samsung en la plaza de Catalunya costará a la empresa casi 100.000 euros / JORDI SUBIRANA
Estand de Samsung durante el Mobile de 2018 por el que la empresa pagó 100.000 euros / J.S

Barbero asegura que el futuro de la convención depende en estos momentos de la surcoreana Samsung. Otro gigante del sector, Xiaoimi, en este caso china, ha confirmado expresamente este martes su participación. En un comunicado la multinacional ha informado que ante la situación provocada por el virus de Wuhan extremarán las medidas de precaución. La compañía ha garantizado que todos los trabajadores y altos ejecutivos que viajen de China tendrán que estar fuera del país como mínimo 14 días antes del inicio del congreso y no tendrán síntomas. Además, aseguran que el stand y los productos que se exhibirán “se desinfectarán con frecuencia”.

PRESIÓN DEL GOBIERNO CHINO

El experto tecnológico de la EAE Business School está convencido de que ninguna de las grandes compañías chinas va a retirarse del Mobile World Congress, ya que tienen una presión "tremenda" por parte de su gobierno. Retirarse supondría reconocer que la crisis en torno al coronavirus es más grande de lo que afirman.

Barbero señala que para muchas empresas de Asia y Oriente Medio la asistencia a este feria es muy importante porque generan en ella mucho volumen de negocio, por lo que estas, y más concretamente las chinas, serían las más perjudicadas en caso de cancelación al no poder mantener los contactos que tienen habitualmente en esta feria.

GENERALITAT Y GOBIERNO CIERRAN FILAS

La portavoz del Govern y consellera de Presidencia de la Generalitat, Meritxell Budó, ha asegurado este martes que existen "todas las garantías" para que el congreso se pueda celebrar con total seguridad para sus participantes y ha dejado en manos de los organizadores, GSMA, su posible cancelación. Budó ha añadido que la Generalitat stá siguiendo todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las autoridades europeas y de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat, y que están en coordinación con el Gobierno de España y el Ayuntamiento de Barcelona.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, cierra filas con la Generalitat y con el Ayuntamiento de Barcelona y ha asegurado este martes que "no hay ninguna razón de salud pública para que no se celebre el Mobile" y, si la hubiera, ha recalcado en declaraciones en el Congreso, no debe existir duda de que se tomarían medidas: "Lo único que nos guía en esta situación es la salud pública de los que asisten a este evento y de los que no asisten a este evento y viven en Barcelona, en Cataluña y en España", ha asegurado.

Illa estará este miércoles en Barcelona para asistir a una reunión con la consellera de Salud, Alba Vergés, para tomar "medidas específicas" sobre como las administraciones afrontan la epidemia durante el Mobile. Por otro lado, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidió el sábado que no se fomente “la alarma social” ante el riesgo de contagio del coronavirus y descart que sean necesarias medidas como el uso de mascarillas durante el evento.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.