En una conferencia con empresarios este jueves en el Círculo Ecuestre, John Hoffman, CEO de GSMA, la empresa organizadora del Mobile World Congress (MWC) 2020, ha asegurado que dicho congreso se quedará más años en la capital catalana porque su compañía aún se siente "bienvenida en la ciudad".  

Además, Hoffman ha indicado que el Mobile vino aquí en 2006 porque su compañía vio en Barcelona "un lugar con mucho potencial para desarrollar la industria del sector digital".

UNA BROMA PARA ROMPER EL HIELO

Pau Relat, presidente de Fira Barcelona, ha hecho una breve intervención al principio en la que ha definido al dirigente del MWC como “un barcelonés más” y “uno de los mejores embajadores de la ciudad de Barcelona”. También lo ha descrito como un “apasionado de la tecnología móvil”.

Hoffman ha optado por romper el hielo con los asistentes al acto de una forma bastante particular. Y es que el norteamericano ha bromeado con los presentes al inicio de la conferencia cuando ha dicho que “no nos iremos a Madrid sino a Dubái. Lo siento, chicos”.

EL CAMBIO DE CANNES A BARCELONA

Luego, en un tono más serio, el empresario ha comentado que hace muchos años que organizan este congreso en Barcelona. Y ha detallado que antes lo hacían en Cannes porque el Palais des Festivals et des Congrès necesitaba tener un evento así de grande en febrero, antes del famoso festival de cine que acoge la misma localización en mayo.

"Nos fuimos de Francia porque ya no nos sentíamos queridos allí y porque el precio de alquiler del edificio donde se hacía el evento subió, así que no nos salía a cuenta económicamente", ha sentenciado Hoffman. También ha indicado que el Mobile vino aquí en 2006 porque GSMA vio en Barcelona "un lugar con mucho potencial para desarrollar la industria del sector digital".

CENTRARSE EN EL PRESENTE

"No me preocupa donde vamos a ir después de Barcelona. Lo pienso pero no me preocupa demasiado porque aquí nos sentimos muy bienvenidos", ha reflexionado el empresario estadounidense.

También ha añadido que los asistentes al congreso con los que habla no le dicen que se van al MWC, sino a Barcelona. "Y esto no es gracias a nosotros (GSMA) sino a lo que sois capaces de ofrecer vosotros. ¡Y esto está muy bien!", ha exclamado John Hoffman.

LA IMPORTANCIA DEL NETWORKING

Finalmente Hoffman también ha compartido que, a veces, tanto a él como a sus empleados les resulta "difícil" mantener la buena vibración sobre como volver a hacer un buen Mobile World Congress cada año. "Nos tenemos que reinventar cada año", expone .

30.000 personas vendrán esta edición por primera vez al MWC. "Eso significa que otros 80.000 van a repetir por lo que no quieren ver lo mismo que el año pasado. No queremos convertirnos en irrelevantes", dice Hoffman. Y apuntala afirmando que la razón por la que este evento funciona es porque "dejamos que la gente tenga el espacio suficiente en el congreso para hacer networking".

La organización prevé que vengan más de 110.000 asistentes provenientes de 200 países al congreso de telefonía móvil más importante del mundo y que tenga un impacto económico de 492 millones de euros en su decimoquinta edición.