ARCHIVADO EN:

El lujo ha conquistado Barcelona. La capital catalana se ha convertido en un polo de atracción de multimillonarios, que ven en la ciudad un buen lugar para asentarse y, de paso, rentabilizar sus inversiones inmobiliarias.

Comprar una propiedad en las zonas más cotizadas de Barcelona es concebida por muchos como una gran estrategia de inversión a futuro. Convencidos de que el metro cuadrado en calles como el paseo de Gràcia no bajarán de precio, los más pudientes están dispuestos a gastar lo que sea para adquirir pisos en las zonas prime de la ciudad.

PROPIETARIO

Uno de los edificios más cotizados son las antiguas oficinas del Deutsche Bank. Situado entre paseo de Gràcia y Diagonal, en el número 111 de la milla de oro barcelonesa, los pisos de este inmueble están llamados a convertirse en uno de los iconos del gran lujo del país.

Las viviendas se comercializarán bajo el sello de la cadena de hoteles de lujo Mandarin Oriental. Sin embargo, el propietario de la torre es el fondo de inversión y gestor inmobiliario KKH Property Investors.

En él se construirán un total de 34 viviendas a partir de los 90 metros cuadrados, aunque de media los pisos tendrán uno tamaño de 200 metros cuadrados. Habrán desde lofts con una sola habitación hasta pisos de cuatro habitaciones. ¿El precio? A partir de los 2,3 millones de euros los más baratos, explican desde KKH Property Investors a Metrópoli Abierta.

SECRETISMO SOBRE EL PRECIO

Pero el plato fuerte queda reservado para los áticos de este edificio. Preguntados por la cuestión, desde el fondo de inversión prefieren no dar detalles sobre su precio. No obstante, fuentes del sector inmobiliario señalan a Metrópoli Abierta que el precio se dispararía por encima de los 11 millones de euros. Además, el edificio cuenta con un ático de más de 500 metros cuadrados, cuyo precio de salida rondaría los 35 millones de euros. Las mismas fuentes señalan que incluso podría ser más caro en caso de haber varios compradores. De ser así, se convertiría en el ático más caro de Barcelona.

Por el momento los precios de venta se están llevando con total secretismo y discreción. Desde KKH Investors afirman que “la comercialización oficial no ha empezado todavía”, aunque las mismas fuentes aclaran que ya hay interesados y que se han iniciado los contactos con particulares. “Es algo habitual en este tipo ventas”, remachan.

ZONAS COMUNES

Para comprender estos precios tan desorbitados, debe compararse el proyecto con otros complejos residenciales poco habituales en España, pero que sí están presentes en otras ciudades como Nueva York o Londres.

Las primeras branded residences de Mandarin Oriental en España contarán párking privado, un amplio gimnasio, spa, terraza comunitaria, piscina, salas de reuniones y un lounge, entre otros espacios. Además, la comunidad dispondrá de un equipo de 20 empleados para brindar los servicios a los propietarios, que van desde la conserjería, la seguridad, el mantenimiento, la limpieza y el personal de soporte.

DISEÑO

El proyecto residencial tiene un total de 10.500 metros cuadrados, diseñado por el arquitecto Carlos Ferrater y su prestigioso estudio OAB. El interiorismo corre a cargo de Muza Lab, un estudio británico reconocido a nivel internacional.

El inmueble, ahora propiedad del fondo KKH --fundado por Josep-Maria Farré--, iba a convertirse en un hotel de lujo perteneciente a la cadena Four Seasons, pero sus planes se frustraron al topar con la moratoria hotelera impulsada por el gobierno de Ada Colau. Se prevé que las nuevas viviendas estén terminadas en 2020.  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.