Miedo en Barcelona. La crisis del coronavirus amenaza la celebración del Mobile World Congress (MWC). El Gremi de Restauració y el Gremi d’Hotels de Barcelona ya han expresado públicamente su preocupación por las importantes bajas de varias compañías. Ambas entidades y otros sectores económicos de la ciudad han hecho un llamamiento a la calma, pero saben que el gran evento de la telefonía móvil pende de un hilo. La disyuntiva de John Hoffman, máximo responsable de GSMA, organizadora del evento, es clara: suspensión o edición deslucida. La situación es crítica y una nueva ausencia podría ser letal. Esta martes, Samsung presenta sus últimas novedades y podría anunciar sus intenciones de cara al MWC.

“Si cae Samsung, cae el Mobile”, asegura una persona bien conectada con la organización del Mobile. La multinacional, con sede en Corea del Sur, presentará este 11 de septiembre la gama Galaxy S20 y, posiblemente, el nuevo teléfono plegable, el Galaxy Z Flip. El MWC, curiosamente, no es un evento prioritario para Samsung, que podría decantarse por limitar su presencia al envío de varios delegados de países europeos al congreso de Barcelona.

CANCELACIÓN O MWC DESCAFEINADO

Si la empresa coreana se retira, el efecto rebote de otras cancelaciones podría ser letal, alertan las mismas fuentes. En principio, Samsung ha ratificado que acudirá al certamen. Eso sí, con una serie de medidas preventivas que limitan su presencia y deja a la multinacional en un mero papel testimonial. No obstante, si la crisis del coronavirus se agrava a nivel mundial, Samsung podría retirarse en el último momento, tal y como han hecho algunos de sus competidores.  

GSMA tan sólo contempla la cancelación del MWC --en caso de haber más bajas-- o seguir adelante con ausencias destacadas. La opción de posponer el congreso es prácticamente imposible, dada la agenda de Fira de Barcelona --recinto donde se celebra el evento--- y la dificultad y el tiempo que conlleva organizar un evento de estas características, explican fuentes cercanas al MWC. 

LAS AUSENCIAS

De momento ya han confirmado su baja en el Mobile las siguientes compañías: Sony, Ericsson, Amazon, LG, Nvidia, Umidigi, NTT Docomo, Ulefone, Gigaset, Amdocs y CommScope. Todas estas bajas de última hora suponen más del 10% de la superficie expositiva del recinto de Fira de Barcelona. Con todo, a estas alturas ya nadie niega que se tratará de una edición mucho menor que la de años anteriores, aunque el impacto negativo del coronavirus sobre el MWC no se podrá calcular hasta dentro de unas semanas.

El temor a nuevas bajas se multiplica día tras día. Metrópoli Abierta ha podido confirmar que ya se han producido importantes cancelaciones en restaurantes y hoteles de Barcelona. “La tendencia es la de silenciar la realidad, pero en los hoteles de Barcelona se vive un gran caos. La resistencia a negar la evidencia es muy habitual también en el sector público español”, recalca una fuente del sector económico.

IMPACTO ECONÓMICO A LA BAJA

El Mobile de 2020, en el mejor de los casos, tendrá un impacto económico inferior al de 2019. Entonces fue de 473 millones de euros y el gran evento de la telefonía móvil reunió a 109.000 visitantes de 198 países. “O un Mobile descafeinado o suspensión. No hay alternativa posible”, insiste otra fuente, consciente de que un aplazamiento del MWC está prácticamente descartado “por motivos logísticos”.

En el sector tecnológico barcelonés asumen que peligra el Mobile. “La suspensión sería nefasta para Barcelona. Es preferible un certamen a medio gas, con las empresas que quieran participar, que la suspensión. El coronavirus no es una amenaza real para la salud de los barceloneses”, aseguran fuentes próximas a la organización del evento. 

Mientras, desde los poderes públicos tratan de restar importancia a la catástrofe, y se limitan a señalar que el Mobile sigue hacia adelante. Así lo han hecho todas las administraciones implicadas: Ayuntamiento de Barcelona, Generalitat y Gobierno español. 

EDICIÓN ANTERIOR

Cabe recordar que en 2019 el Mobile batió un récord de asistentes con unos 109.000 visitantes, procedentes de 198 países, de los que 7.900 eran directores ejecutivos. Además, se congregaron en Barcelona 3.640 miembros de medios de comunicación y analistas internacionales.

De ese grueso de participantes, GSMA calcula que los que proceden de China son entre 5.000 y 6.000, de los que aún se desconoce cuántos optarán por no volar a Barcelona

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.