ARCHIVADO EN:

Un juez de Barcelona ha condenado a María Selyanina, considerada la mejor pastelera de Barcelona, por no pagar a dos de sus inversores. La sentencia del juzgado mercantil ha abierto la puerta al embargo de cuentas de la chef, una intervención que ya ha pedido la abogada que defiende a los business angels que la ayudaron a financiar su proyecto.

177.000 EUROS

Según la sentencia emitida por la sala de Lo Mercantil número 3 de Barcelona a la que ha accedido Crónica Global, Selyanina y su marido, Francisco Contreras, impagaron a dos inversores que les prestaron cerca de 177.000 euros para levantar su escuela y tienda de pastelería en Barcelona.

La pareja, que montó los negocios con la sociedad New Business Synergies SL en 2014, recibió dos préstamos de los business angels afectados.

Dejó de atender los pagos en el segundo semestre de 2016 en el marco de fuertes tensiones de tesorería de la mercantil que representa PastryCampus.

“SON UN POZO SIN FONDO DE DINERO”

La abogada de la parte demandante, Helen Vera, ha señalado que "mucho de lo que rodea el negocio de formación de pasteleros y de productos elaborados por María Selyanina y su marido no es de fiar".

Según ella, sus clientes "confiaron" en la aventura empresarial, pero sus impulsores entraron en default para, poco después, escaparse de la empresa en apuros y montar otras para iniciar nuevos proyectos. Son un pozo sin fondo de dinero".