Con la cancelación del Mobile World Congress 2020 (MWC), múltiples sectores han quedado afectados. Más allá del hotelero y el de la restauración –los mayoritarios en esta clase de certámenes–, las compañías de montaje, transporte y puesta en escena se han quedado con una mano delante y otra detrás.

Es el caso de Salvador Barri, director de Vivers Barri, la empresa encargada de paisajismo y jardinería que lleva seis ediciones montando el set up del congreso de telefonía móvil de Barcelona. El lunes pasado, a pesar de los múltiples rumores que corrían por la ciudad, la tienda de flores y plantas instalada en Gavà se desplazó hasta el lugar para empezar a organizar la distribución de los productos para la inminente llegada de los congresistas.

Publicidad de Vivers Barri para promocionar sus productos
Publicidad de Vivers Barri para promocionar sus productos

SOLUCIÓN INMINENTE

Dos días más tarde, en torno a las 20:00 horas, todo el montaje cayó. El MWC quedaba cancelado y todo el trabajo, a la porra. Según Barri, gerente de la empresa, han quedado “tocados” por la noticia pero han decidido generar ingresos por otro lado. Desde las aseguradoras todavía no les han podido concretar el valor económico de las pérdidas pero el directivo afirma que se acercan a los 10.000 euros.

Por ello, los 25 empleados de Vivers Barri han apostado por montar un macrooutlet en la tienda para desprenderse del stock generado para el Mobile. La compañía de Gavà explica a Metrópoli Abierta que al ser producto fresco “las plantas se pudren rápido” y “no quieren desperdiciar los vegetales de alta calidad”.

'MACROOUTLET'

De esta manera, este fin de semana por la mañana –entre las 10:00 horas y las 14:00 horas– el establecimiento de jardinería ofrecerá sus productos “a muy bajo precio” para todo aquél que quiera adquirirlos. Según Salvador Barri venderán las 600 plantas preparadas para el evento “a precio de coste e incluso inferior”. Desde la tienda prefieren desprenderse de los productos “por falta de espacio” antes que tirarlos.

El gerente asegura que los peritos se aceraron el jueves a primera hora de la mañana para evaluar las pérdidas. Paralelamente, los ejecutivos del evento de telefonía se reunían para estimar el impacto de la cancelación del certamen, que en algún sector ha rozado los 100 millones de euros, como en el hotelero.

“ESTAMOS TOCADOS”

“Normalmente las empresas empiezan a montar una semana antes del certamen, pero nosotros nos acercamos con más antelación. En función del gremio, los profesionales lo pueden empezar a preparar antes o después", afirman desde Vivers Barri. En este sentido, el directivo explica a este medio que “este viernes por la mañana ya hemos podido empezar a desmontar con camiones y trailers todo el set up del congreso”.

Tanto el sector de la jardinería como el resto de ámbitos encargados del Mobile de Barcelona –restauración, alojamiento o el de taxistas– esperan que esta sea la única edición que se cancele y que el año que viene todo transcurra “como siempre” porque este año la derogación del evento “nos ha dejado tocados”, declara Barri.