El año 2020 fue fructífero para la acaudalada financiera Liliana Godia Guardiola. El coronavirus no afectó a sus variadas actividades inversoras, que desarrolla por medio de la compañía patrimonial BCN Godia. Por el contrario, sus negocios volvieron a los resultados positivos tras haber encajado números rojos de 8,5 millones en 2019. Estos se deben a que dos años atrás no ingresó un céntimo en concepto de dividendos. El beneficio neto declarado por BCN Godia se situó en 8,3 millones de euros. Tras su aplicación a reservas, los recursos propios aumentan hasta los 194 millones de euros.

13,6 MILLONES DE EUROS

BCN Godia contabilizó durante el último ejercicio unos ingresos de 13,6 millones. Proceden sobre todo de los dividendos cobrados, por un importe de 10 millones euros. El grueso de éstos corresponde a la cotizada en bolsa Naturgy, en la que Liliana participa junto con su hermana Carmen Godia. Invirtieron en la firma gasista tras vender su participación en Abertis por cerca de 600 millones en efectivo.

Otra fuente recurrente de haberes de BCN Godia es la gestión de su patrimonio inmobiliario. Este abarca una decena de edificios y naves industriales, sitos en Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Parets del Vallès, Rubí, Caldes de Montbui y Girona. Alguno de ellos está gravado por hipotecas. El conjunto de ladrillos y terrenos se valora en libros en 70 millones. En 2020 recaudó por los alquileres 3,2 millones, que significan beneficio liso y llano, pues los gastos de explotación relacionados con su acervo inmobiliario se limitan a 455.000 euros.

VIAJE DE IDA Y VUELTA

El balance de BCN Godia comprende unos activos de 241 millones de euros. Además de los bienes raíces cuenta con un grueso paquete de acciones de Naturgy tasado en 148 millones de euros. También ha invertido otros 142 millones de euros en una sociedad no cotizada, cuyo nombre omite.

La corporación de Liliana tiene una plantilla de 13 empleados. Su cuartel general está en plaza Francesc Macià, esquina Diagonal, en el mismo rascacielos que alberga las oficinas de Grupo Godó-La Vanguardia. En 2017, a raíz de los sucesos del procés, la potentada trasladó la sede social de BCN Godia al municipio madrileño de Getafe, pero un año después realizó el camino inverso y retornó a Barcelona.

Liliana es la administradora única. El año pasado devengó una retribución de 390.000 euros por el desempeño del cargo. Además, asignó una paga de 1,3 millones a la alta dirección de su holding, encabezada por su pariente, el abogado Javier Amat Badrinas. Los máximos ejecutivos han recibido adicionalmente préstamos por importe de 3,5 millones, a un tipo de interés del 5%.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.