ARCHIVADO EN:

La nueva huelga del personal de tierra de Iberia en el Aeropuerto de Barcelona ha obligado a la compañía a cancelar seis vuelos en El Prat previstos para este viernes y sábado. Se trata de tres puentes aéreos Barcelona-Madrid para el viernes y tres más el sábado. A ellos cabe sumar los 92 vuelos de Vueling cancelados por los paros en el Aeropuerto de Barcelona --54 vuelos el viernes 30 de agosto y 38 el sábado 31--. La compañía ha ofrecido a los pasajeros afectados, que cifran en 14.000 usuarios, la reubicación en otro vuelo adaptado a sus necesidades o el repago.

Sin tener en cuenta la cancelación de estos vuelos, se preveía el movimiento de unos 1.100 vuelos el viernes y 1.000 el sábado, han informado fuentes de Aena. El operador aeroportuario recomienda a los usuarios consultar con sus aerolíneas las posibles afectaciones que pueden producirse antes de desplazarse hasta El Prat.

¿POR QUÉ VAN A LA HUELGA?

¿Por qué va a la huelga la plantilla de Iberia? El personal de tierra ha decidido volver a la huelga después de que las negociaciones con la aerolínea acabaran el miércoles sin acuerdo. La convocatoria de los paros se realiza para exigir mejoras como una mayor estabilidad laboral. En concreto, el comité de huelga pide que trabajadores temporales pasen a ser fijos y alerta de que el 50% de la plantilla de Iberia Airport Services en el Aeropuerto de Barcelona son trabajadores eventuales.

Asimismo, sostiene que una mayor estabilidad permitirá solventar cuestiones como la sobrecarga de trabajo y el abuso de las horas extraordinarias; facilitará la reorganización de los turnos y horarios para evitar trabajar hasta ocho y nueve días seguidos, y se podrá fomentar la conciliación personal y familiar.

SERVICIOS MÍNIMOS

La plantilla de Iberia Barcelona es de unos 2.700 trabajadores, que se encargan de la facturación, el embarque, la carga y descarga, la asistencia y el mantenimiento a los aviones, y dan servicios a una treintena de compañías; entre ellas, Vueling, British Airways y Turkish Airlines.

El Ministerio de Fomento ha decretado unos servicios mínimos del 53% para los vuelos nacionales y extranjeros con alternativas de desplazamiento de más de cinco horas en transporte público; del 32% para los vuelos nacionales dentro de la Península con alternativas de menos de cinco horas, y del 100% para los vuelos a las islas Baleares y Canarias.

NEGOCIACIONES CON IBERIA

La última mediación de los trabajadores con la dirección se celebró el miércoles: los trabajadores anunciaron la desconvocatoria de huelga al mediodía pero dieron marcha atrás por la tarde cuando la empresa decidió declinar la creación de una comisión de seguimiento de los acuerdos alcanzados, tal y como solicitaban los empleados.

El secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, responsabilizó a Iberia de la no desconvocatoria de la huelga porque según él decidió "romper la negociación" y no formar parte de la comisión.

Ginesta sostuvo que el desencuentro entre ambas partes dificultaba la resolución del conflicto, y criticó que Iberia mira desde Madrid los problemas del Aeropuerto de Barcelona.

HUELGA DE LOS VIGILANTES

La huelga del personal de tierra de Iberia coincide con la huelga indefinida de los vigilantes de los filtros de seguridad de El Prat, que arrancó el viernes 9 de agosto.

Como los trabajadores de Iberia Barcelona, los de la empresa Trablisa, adjudicataria de los filtros en El Prat desde 2018, piden acabar con la sobrecarga de trabajo en el aeropuerto.

La Delegación del Gobierno decretó unos servicios mínimos del 90% y la incidencia de la huelga durante estas semanas ha sido mínima y no se han producido largas colas, a diferencia de la convocada por los vigilantes de los filtros en 2017, cuando la adjudicataria era Eulen.