Housfy marca terreno. La inmobiliaria online barcelonesa afianza su crecimiento en el sector de las proptech y aterriza en Portugal. Tras dispararse las ventas tanto en Barcelona como en Madrid, además de empezar a operar en Italia, la empresa ha optado por ciudades como Lisboa y Oporto para expandirse a nivel europeo.

¿QUÉ ES HOUSFY?

El objetivo de la proptech, que ya cuenta con 85 trabajadores, es centralizar la adquisición de un alojamiento en una misma plataforma. Un modelo de negocio que en España ya existe –como Housell o Propertista– pero que tomaron la idea, hace tres años, de Estados Unidos.

La compañía es una plataforma tecnológica que permite vender a particulares de inmuebles sus propiedades sin la intermediación de agencias. De esta manera, el cliente puede ahorrarse las comisiones, agilizar el proceso de compra y tratar directamente con el dueño del piso, agendando previamente la fecha de visita.

PLENA EXPANSIÓN

Housfy se fundó hace dos años y medio de la mano de Albert Bosch, ex directivo de empresas como Groupalia o Billy Mobile, Carlos Blanco y Miquel Mora. Después de la crisis española que se inició en 2008, los tres emprendedores decidieron arrancar un nuevo proyecto, apuntando hacia el pragmatismo a la hora de adquirir una vivienda.

Hace un mes cerraron su tercera ronda de financiación, de 6 millones de euros. “Por lo visto julio es nuestro mes estrella”, señala Bosch a Metrópoli Abierta, ya que en el primer año de vida de la empresa cerraron su primera ronda, de 700.000 euros y capitaneada por el fondo Loric Ventures. El año pasado la compañía cerró la segunda, de 2,4 millones de euros, bajo la forma de un préstamo participativo compatible y la tercera fue el pasado mes de julio, de 6 millones de euros. La empresa espera cerrar otra el próximo año pero todavía no especulan con la cifra, aunque apuntan a que puede superar los 10 millones de euros. 

La proptech lo tiene claro y asegura que dedicará la inversión a expandirse en grandes ciudades europeas, haciendo hincapié en las portuguesas. De esta manera, los emprendedores quieren “hacer mucho marketing” y darse a conocer, con el objetivo de captar cada vez más clientes internacionales.

VENTA DIRECTA

Con una media de 120 pisos vendidos al mes, la start up barcelonesa se está posicionado como uno de los portales inmobiliarios online pioneros en el estado español. En su primer año de vida, la proptech cerró un total de 100 ventas, el año pasado alcanzó las 1.000 y en 2019 esperan llegar a las 2.000 transacciones.

En esta línea, Bosch considera que su modelo de negocio ha encajado en el mercado español y ve positivo que, cuanto más bajen los precios en el país, la gente querrá trabajar con empresas como la suya en las que se pague lo mínimo posible de comisiones.

66 DÍAS DE MEDIA

La empresa barcelonesa tarda aproximadamente 66 días en hacer una venta, lo que representan dos meses menos que una agencia inmobiliaria convencional. En este sentido, su target es de entre 30 años y 35 años con poder adquisitivo para adquirir una vivienda pero sin malgastar pagando las comisiones de un gestor inmobiliario.

Una empresa que se dedica a vender alojamientos tarda, de media, unos cuatro meses, apuntan desde Housfy y las comisiones se disparan. En algunas ocasiones la cifra puede alcanzar los 40.000 euros, destacando que en la proptech de Barcelona la retribución no supera los 4.000 euros.