Las ciudades de L’Hospitalet de Llobregat y Madrid han creado empleo a un ritmo más elevado que en Barcelona. Si cogemos la cifra de la variación interanual de afiliados a la Seguridad Social entre este año y el pasado por meses, observamos que Barcelona empezó el 2019 con un 3,4% pero en el mes de octubre ha bajado al 1,3%.

Madrid se mueve actualmente alrededor del 4%, mientras que L'Hospitalet lo hace alrededor del 6%. Estos datos son públicos y se pueden consultar en la web de la Seguridad Social española.

EL CASO DE MADRID

Un factor que explica estos datos es que Madrid está absorbiendo buena parte del crecimiento económico y laboral. La ciudad lleva años sabiendo ejercer como la capital de un Estado de Europa Occidental y está tirando del carro en materia de creación de empleo.

Muchas empresas (sobre todo grandes y medias) abren una sede en Madrid y, en el caso de las de ámbito nacional, establecen su sede central allí. Esto genera mucha riqueza para la ciudad y la comunidad autónoma. Por el contrario, esto provoca mucho movimiento migratorio en clave interna, lo que significa que hay territorios de España (las dos Castillas, por ejemplo) con una pirámide de población cada vez más envejecida.

L’HOSPITALET

La segunda ciudad más poblada de Cataluña está sabiendo aprovechar todas las oportunidades en clave económica que Barcelona, en un primer momento, rechaza. En este sentido, la urbe está siendo muy rápida en hacerse con aquellas oportunidades de generación de empleo que en la capital catalana, de entrada, producen un largo debate en el que aparecen reticencias.

La alcaldesa de l'Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín / EFE
La alcaldesa de L'Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín / EFE

Otro factor que explica estas cifras es que hay una mayor sensibilidad tanto en la capital del Estado como en L’Hospitalet respecto a esta vertiente de la ocupación y de todo el bienestar que comporta el crecimiento de la ocupación. Este es el principal elemento determinante que puede sacar a una persona de una situación de riesgo social a otra más estandarizada.

ATAQUES A COLAU

Según el asesor económico de Barcelona pel Canvi, Albert Guivernau, lo descrito anteriormente “tiene mucho que ver con la simpatía que tiene con el mundo empresarial un gobierno (el de Barcelona) y los otros dos. Echamos en falta esta visión socialista de L’Hospitalet en el actual Ejecutivo local”.

En la misma línea insiste que “aún tenemos que ver la huella socialista” en este gobierno de Ada Colau. “En Barcelona se ha atacado constantemente al turismo, a la restauración", remarca Guivernau.

EL EJECUTIVO ACTÚA TARDE

Según este asesor de Valls, en Barcelona “falta imaginación” y el Ejecutivo local “ha entrado tarde” para dar la vuelta a estas cifras.

Por ello, Barcelona pel Canvi propone “establecer complicidades tanto con el sector empresarial en general y con los comerciantes en particular para verles como aliados y no como enemigos; abrir una oficina Brexit para atraer inversión extranjera aprovechando la salida del Reino Unido de la Unión Europea; y ofrecer un complemento a las becas Erasmus para ayudar a los jóvenes barceloneses con menor renta que no han tenido una experiencia en el extranjero”. El objetivo de esta última medida sería facilitar que funcione el ascensor social en la ciudad.

POCAS MEJORAS A CORTO PLAZO

El concejal de distrito de Sarrià-Sant Gervasi por Barcelona pel Canvi se muestra “preocupado” porque no ve indicios de que estas cifras mejoren a corto o medio plazo. Además, se perciben señales como, por ejemplo, lo mucho que cuesta que los locales comerciales vacíos vuelvan a tener otro uso comercial. Cuando esto ocurre, apunta Guivernau, “suele ser un síntoma de que se acerca una crisis económica”.