ARCHIVADO EN:

Empieza la carrera por hacerse con el macrocontrato de basuras de Barcelona, el más importante de la ciudad por el volumen del presupuesto municipal adjudicado, aproximadamente un 10% del presupuesto. Un total de siete compañías o uniones temporales de empresas (UTE) se han presentado a la licitación del contrato de limpieza y recogida de residuos de la capital catalana, después de que el Ayuntamiento abriera las plicas para el nuevo concierto.

El Consistorio lo ha valorado como un "hecho inédito" porque nunca antes se habían presentado tantas empresas. Según el gobierno de Ada Colau, las compañías se han visto incentivadas por el hecho de que no fuera obligado presentarse a los cuatro lotes del contrato --como en la anterior licitación--, sino a un mínimo de dos. También ha favorecido la concurrencia y ha incrementado la competencia el hecho de que cada licitador pueda ser adjudicatario de un solo lote, ha sostenido el Ayuntamiento, que ha detallado que los equipos técnicos evaluarán a partir de ahora las ofertas.

EMPRESAS CANDIDATAS

En concreto, las compañías que se han presentado son Cespa (filial de Ferrovial); Corporación CLD, Servicios Urbanos de Tratamiento de Residuos; FCC Medio Ambiente; Urbaser; la Ute Ascan Servicios Urbanos-Construcciones Rubau, en la que está Sacyr; Valoriza Servicios Medioambientales, y la Ute OHL Servicios Ingesan-José Antonio Romero Polo, Sau-Acciona Servicios Urbanos.

El servicio de limpieza y recogida de residuos dura ocho años --prorrogables a dos más-- y cuenta con un presupuesto de licitación de 397 millones de euros anuales, con un aumento de 28 millones al año para incrementar personal y mejorar el servicio. Supone un desembolso superior a los 3.000 millones de euros para las arcas municipales sin contar la posible prórroga presupuestaria.

PUERTA A PUERTA

El contrato incluye la limpieza viaria y de zonas verdes, playas y papeleras, y también la recogida de residuos, incluida la domiciliaria, la comercial, de voluminosos y la neumática.

Prevé la posibilidad de extender el modelo de recogida puerta a puerta e introducir elementos tecnológicos en los contenedores para prepararlos para poner en marcha a medio plazo sistemas para incentivar el reciclaje --como una nueva fiscalidad basada en la generación de residuos--, entre otras novedades.

FCC VUELVE A PRESENTARSE

Además, por primera vez el sistema de control de la limpieza viaria se extrae de la propia contrata, y se llevará a cargo directamente desde la administración municipal, después de presuntas irregularidades detectadas durante el actual contrato de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). Pese a las acusaciones del gobierno de Ada Colau, que aseguró que la compañía adjudicataria cometió un fraude de 3,3 millones de euros, la Fiscalía archivó la denuncia en enero de 2018. Ahora, la empresa de Carlos Slim vuelve a presentarse al concurso abierto por el Ayuntamiento de Barcelona.

Las condiciones del nuevo contrato fueron aprobadas por el gobierno municipal el pasado mes de octubre, después de estar un largo período congelado por la falta de apoyos del resto de partidos. Finalmente lo sacó adelante con los votos de Barcelona en Comú, PDeCAT, ERC, PSC y los concejales no adscritos Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé.