La empresa barcelonesa de reparto Glovo presentó la semana pasada un segundo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para la plantilla de la capital catalana. La compañía fundada por Oscar Pierre ha informado que se trata de despidos temporales por “causas productivas y de estructura”.

La firma argumenta que este proceso se ha realizado porque “el negocio fuera de España está cayendo considerablemente”. Por contra, los empleados que han entrado en ETRE son íntegramente de los trabajadores de la sede en Cataluña. "Además, se han acordado algunas medidas adicionales para cubrir las necesidades de aquellas personas que no tenían derecho a la prestación por desempleo”, matizan desde la empresa.

LA MITAD DE LA PLANTILLA EN UN ERTE

El nuevo expediente de regulación de empleo ha afectado a 200 personas, a las que hay que sumar los 340 trabajadores que Glovo mandó a su casa a principios del mes de abril. El número de personas trabajando en la start-up es de entre 850 y 900, por lo que casi el 50% de la plantilla ha tenido que firmar un ERTE.

CRISIS POR LA PANDEMIA

“El impacto económico que está generando esta crisis provocada por la pandemia en nuestro negocio afectará únicamente a sus oficinas en Barcelona, que es donde se prestan los servicios globales”, indica la compañía.

Bernardo García, abogado de UGT, revela que todas las acciones adoptadas por Glovo “serán tomadas en consideración” y valorarán las consecuencias.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.