El legado de los Juegos Olímpicos perdura en Barcelona. A finales del siglo XX, el Ayuntamiento que entonces lideraba Joan Clos detectó la necesidad de abordar nuevos retos urbanísticos que transformaran el Poblenou. El más importante fue la apertura de la Diagonal, de Glòries al Fórum. En 1998, el gobierno municipal abrió un documento de criterios, embrión del 22@, el distrito tecnológico de Barcelona en el que se han ubicado más de 5.000 nuevas empresas desde 2000. Hoy, en pleno boom del mercado de oficinas, el futuro del 22@ está en juego. El plan de Ada Colau, “con una visión sectaria y reacia a las grandes transformaciones”, según expertos del sector, preocupa a los empresarios y economistas barceloneses.

“El 22@ parecía una locura y tenía todo el sentido del mundo. Recuerdo que Clos empezó a explicarlo en el Círculo de Economía y su exposición suscitó muchas dudas”, recuerda Jordi Alberich, director general del citado lobby empresarial desde 1998 hasta 2018. “El 22@ ha sido un gran acierto. No es una ciudad artificial y ha sido un factor muy importante para la buena reputación internacional de Barcelona”, añade.

ELIMINACIÓN DE MONOPOLIOS

Ramón García-Bragado, gerente de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona desde 1999 a 2003, fue uno de los impulsores e ideólogos del 22@. “Después de las elecciones municipales de 1999, la reflexión era muy básica: queríamos una actividad económica vinculada a las nuevas tecnologías para transformar el Poblenou. El objetivo era convertir el Manchester catalán en el nuevo Malibú”, argumenta García-Bragado. Diez años antes, Barcelona había construido vivienda en la Vila Olímpica.

El cambio de siglo coincide en España con la eliminación de muchos monopolios y la privatización generalizada de empresas petroleras, energéticas, de telecomunicaciones y transporte como Repsol, Endesa, Telefónica y Endesa. El mundo se globaliza y Barcelona queda muy tocada. “El nuevo poder económico se sitúa en Madrid, pero surge otra economía con las nuevas tecnologías. El denominado soft-power evita que Barcelona quede desplazada del nuevo poder económico global como ocurre con Lyon, Manchester o Liverpool”, explica Alberich. “Barcelona no puede estar cerca del poder económico y mediático, pero se ha especializado con los llamados espacios amables: congresos, turismo, nuevas tecnologías, etcétera”, remarca.

EL DESARROLLO

En 2000, Barcelona transformó 200 hectáreas de suelo industrial del Poblenou en un distrito productivo innovador. Las nuevas empresas conviven con universidades, centros de investigación y formación, viviendas, equipamientos y espacios verdes. “Al principio, al 22@ solo iban empresas municipales o de la Generalitat”, dice el economista Gonzalo Bernardos, quien sostiene que “el desarrollo del 22@ ha sido lentísimo”.

IEl edificio Media Tic del 22@ / LENA PRIETO
Primer plano de la fachada del edificio Media Tic del 22@ / LENA PRIETO

García-Bragado no comparte la opinión de Bernardos y afirma que su desarrollo ha sido “estratosférico”. “Barcelona tenía una demanda de oficinas de 90.000 metros cuadrados al año y el 22@ ofertaba tres millones de metros cuadrados de oficinas. Fue el primer plan hecho desde la oferta, no desde la demanda”, añade el antiguo gerente municipal, quien recuerda que grandes constructoras como La llave de oro y Núñez y Navarro “se opusieron al proyecto”. “No entendieron nada. La gran ventaja que nos encontramos fue que el suelo del 22@ todavía estaba en manos de los dueños de las antiguas industrias y no de las promotoras”, enfatiza.

AÑOS DE INCERTIDUMBRE

Barcelona impulsó el 22@Network y el desarrollo del nuevo distrito chocó con la oposición de algunos vecinos, muchos de la calle Llacuna, que activaron la campaña “el22@ ens roba”. La metamorfosis del barrio fue progresiva. Con la crisis de 2008 y el consiguiente descenso de la actividad económica, la transformación se ralentizó. Tres años después, en 2011, Xavier Trias gana las elecciones municipales y la antigua Convergència reniega de la gestión del PSC. “Cometieron el mayor error al disolver la sociedad 22@. El Ayuntamiento de Barcelona perdía la dirección”, critica García-Bragado.

El 22@ vivió años de incertidumbre por la recesión económica y las tensiones políticas. En el Meeting Point de 2017, los expertos presagiaban el hundimiento del mercado de oficinas en Barcelona. Nada más lejos de la realidad. Dos factores, según Bernardos, explican que el catastrofismo de entonces se transformara en el actual clima de bonanza.

COWORKING Y STARTUPS

“El primer factor clave es el coworking. Es decir, la flexibilización de los espacios de trabajo. El coworking supone un importante ahorro de costes y ha sacado a muchas personas de sus casas. Se puede alquilar por horas, por días, por un determinado espacio. El coworking abre las puertas de nuevos negocios por la interactuación. El segundo factor es que Barcelona se ha convertido en la capital de las startups, sobre todo tecnológicas, del sur de Europa”, expresa Bernardos.

Los edificios y el Tram de la Avenida Diagonal con glorias / LENA PRIETO
Edificios del 22@ en la Avenida Diagonal, junto al Tram / LENA PRIETO

José María Gay de Liébana, profesor Titular de Economía Financiera y Contabilidad de la Universitat de Barcelona, incide en que la capital catalana es una “ciudad vanguardista e innovadora”. Gay de Liébana sostiene que el auge del 22@ fue “el gran motor” para mejorar la periferia de Barcelona. “Estamos en la era de las grandes ciudades y Barcelona debe ser una metrópoli friendly para las empresas porque tiene un gran atractivo para el capital extranjero”. No obstante, el economista advierte de que “la actual inestabilidad política que se vive en Cataluña y la mala imagen de Barcelona, lastrada por la inseguridad, pueden pasar factura. Las empresas quieren tranquilidad”.

LOS PREJUICIOS DE COLAU

Turbulencias políticas al margen, el futuro del 22@ es incierto. El gobierno que lidera Ada Colau, con muchos prejuicios sobre el desarrollo de la actividad económica, abrió un proceso participativo en 2018 para repensar el desarrollo del 22@ “más allá de la innovación tecnológica para favorecer la cohesión social y la vida vecinal del Poblenou con vivienda de protección pública, diversidad económica, patrimonio histórico y verde urbano al servicio de las personas”.

Más de 80 profesionales, entre ellos arquitectos, ingenieros, urbanistas, economistas y abogados, replicaron el plan del Ayuntamiento y presentaron el documento Por un nuevo impulso del 22@. En el mismo, sus impulsores calificaron de “preocupante” que desde el consistorio se quisiera establecer “una nueva jerarquía del 22@, supeditada en su desarrollo a la visión más local y reduccionista”. En el documento, los firmantes aseguraban que “el incremento de vivienda en el 22@ no prosperará por razones técnicas y por la pésima gestión que está haciendo el Ayuntamiento”. También acusaban al primer gobierno de Colau de no entender el 22@ y querer liquidarlo.

FACEBOOK Y GOOGLE

“Para incrementar la vivienda, no hace falta modificar el 22@. La creación de nueva vivienda no es incompatible con la apuesta por nuevas oficinas. El 22@ no es una estructura local, es un tema de ciudad, como lo fue el nudo de la Trinitat”, desliza García-Bragado. “En las últimas dos décadas hemos asistido a grandes cambios. El contexto económico actual es muy distinto al de entonces. Ocho de las 10 empresas más grandes del mundo, como Facebook y Google, no existían en 2000. La actual percepción del cambio climático tampoco tiene nada que ver con la de entonces. Y la estructura histórica del Poblenou, organizada alrededor de la Rambla a principios de siglo, es ahora una estructura más compleja”, añade el antiguo gerente municipal.

ramon garcia bragadoó
Ramón García-Bragado fue gerente de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona desde 1999 hasta 2003

Bernardos, que formó parte de las lisas del PSC en las últimas elecciones municipales, también desconfía del actual gobierno local. “¡Que a nadie se le ocurra hacer vivienda en el 22@ como quiere Colau!”, exclama el economista. “Es muy importante reservar un espacio para los negocios. El mercado de oficinas se reparte entre el centro de Barcelona, sobre todo la zona comprendida entre el paseo de Gràcia, la Rambla Catalunya, la Diagonal y Francesc Macià, y el 22@, en la parte más próxima a Glòries. En el futuro hay que tener en cuenta la plaza Europa. L’Hospitalet se puede beneficiar de las obsesiones de Colau”, añade Bernardos. “Barcelona no compite con l’Hospitalet, sino con Milán y Lyon”, replica García-Bragado.

MERCADO DE OFICINAS, AL ALZA

Las empresas también recelan de los planes de la alcaldesa de Barcelona, aunque detectan que el actual gobierno municipal (en coalición con el PSC) es más receptivo que el primero de Colau. El mercado de oficinas, mientras, sigue al alza y el alquiler de una oficina en el 22@ ya no es más asequible que en el centro de la ciudad. Los precios se han disparado.

El 22@ cerró 2018 con 128.000 metros cuadrados contratados, un 14% más que en 2017, según las últimas cifras oficiales de 22@Network. Los espacios de coworking suponen ya el 14% de la demanda del 22@ y el 81% de la superficie contratada se ubica en edificios clasificados como A/B+, cuya disponibilidad es muy limitada. Con más de 150 asociados, este lobby asegura que las rentas del distrito crecieron un 13,5% a finales del primer trimestre de 2019.

GRANDES EMPRESAS

Las principales operaciones cerradas en 2018 y los primeros meses de 2019, por encima de los 5.000 metros cuadrados, fueron Everis (25.000 metros cuadrados), Facebook (9.000 metros cuadrados), WeWork (9.000 metros cuadrados) y Criteo (8.500 metros cuadrados). Amazon, Casio, Ebay, Mediapro, Microsoft, Sanofi-Aventis, Groupalia, Capgemini, Schenedir Electric, Indra y Vistaprint también tienen su sede en el 22@.

Dos  hombres toman un descanso de su jornada laboral en un bar de la calle Pere IV / LENA PRIETO
Dos hombres se toman un descanso de su jornada laboral en el Poblenou / LENA PRIETO

Las startups también se consolidan en el 22@. Una de las más importantes es Housfy, inmobiliaria online fundada en 2017. En menos de tres años, ha vendido entre 800 y 1.000 viviendas en Barcelona y actualmente tiene 110 empleados. “Para captar talento, necesitábamos estar en el 22@”, comenta Albert Bosch, consejero delegado de la proptech. “En el 22@ debería haber más oficinas digitales. La especialización es buena. Barcelona debe ser un hub digital internacional”, añade Bosch.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Wallapop, empresa que ofrece una plataforma dedicada a la compra-venta de productos de segunda mano a través de internet, también se trasladó al 22@ y sus responsables destacan que la “idiosincrasia del 22@ encaja perfectamente” con su negocio online.

“El 22@ es el primer distrito innovador del mundo, el nuevo Silicon Valley, y el 50% de los profesionales tecnológicos de Barcelona están allí”, declara Xavier Monzó, presidente del 22@Network desde hace tres años y medio. “El nuevo reto pasa por transformar la zona norte, la zona comprendida entre la Diagonal, la Gran Via y la Rambla Prim”, agrega Monzó, quien aboga por “una mejor colaboración público-privada, la agilización de los trámites y una nueva movilidad”.

“Las empresas no pueden ser el enemigo. El 22@ ha cambiado la estampa de la ciudad; es la nueva Barcelona, una ciudad que necesita políticos sin tics populistas”, sentencia Gay de Liébana.

El edificio Imagina es uno de los símbolos del 22@
1/10

El edificio Imagina es uno de los símbolos del 22@

Entrada principal del edificio Imagina, en la Diagonal

Foto: Lena Prieto

La oferta hotelera en el Poblenou es muy amplia
2/10

La oferta hotelera en el Poblenou es muy amplia

Fachada de un hotel situado en la Rambla del Poblenou, a la altura de la Avenida Diagonal 

Foto: Lena Prieto

Tiempo de descanso en el 22@, el distrito tecnológico de Barcelona
3/10

Tiempo de descanso en el 22@, el distrito tecnológico de Barcelona

Un 'freelance' trabaja en un una cafetería del 22@, el distrito tecnológico de Barcelona

Foto: Lena Prieto

We Work, una de las empresas más emblemáticas del 22@
4/10

We Work, una de las empresas más emblemáticas del 22@

Entrada principal de la oficina We Work en el 22@ de Barcelona

Foto: Lena Prieto

Tres chicas consultan un ordenador portátil mientras se toman un café en un restaurante vegano / Lena Prieto
5/10

Tres chicas consultan un ordenador portátil mientras se toman un café en un restaurante vegano / Lena Prieto

Tres chicas consultan un ordenador portátil mientras se toman un café en un restaurante vegano / Lena Prieto

 

Los patinetes eléctricos triunfan en la nueva Barcelona
6/10

Los patinetes eléctricos triunfan en la nueva Barcelona

Un ciudadano se desplaza por la Avenida Diagonal con un patinete eléctrico

Foto: Lena Prieto

Un moderno, con una bebida en la mano, pasea por la Diagonal
7/10

Un moderno, con una bebida en la mano, pasea por la Diagonal

Un chico se toma un descanso y pasea por la Avenida Diagonal con calle Badajoz

Foto: Lena Prieto

Los nuevos edificios conviven con las construcciones antiguas
8/10

Los nuevos edificios conviven con las construcciones antiguas

Edificios antiguos en la zona del Poblenou, muy cerca de la zona principal del 22@ 

Foto: Lena Prieto

Los taxis eléctricos 'se enchufan' con el 22@
9/10

Los taxis eléctricos 'se enchufan' con el 22@

Un taxi eléctrico, cargando en la Avenida Diagonal en plena jornada laboral 

Foto: Lena Prieto

¿Hora de marcharse? Del distrito tecnológico al aeropuerto
10/10

¿Hora de marcharse? Del distrito tecnológico al aeropuerto

Trabajadores de una aerolínea, con sus maletas, sentados delante de un hotel del 22@ 

Foto: Lena Prieto

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.