El incremento de las rentas y la presión de operadores internacionales ha obligado a la tienda de ropa Furest a bajar la persiana. Tras más de 100 años situada en el número 12 de Paseo de Gràcia, la cadena se suma a otras marcas como Gratacón, Vinçon y Gonzalo Comella obligadas a cerrar en la milla de oro catalana.

Cuando Furest cierre en establecimiento del eje comercial barcelonés, Paseo de Gràcia contará sólo con dos establecimientos de moda multimarca históricos: Bel, que abrió en la vía en 1941 y Santa Eulàlia, que subió la persiana en dicha calle en 1901, según ha avanzado Expansión.

600 METROS CUADRADOS DE SUPERFICIE

La tienda de moda está situada en uno de los mejores tramos de Paseo de Gracia y, según fuentes del sector, ya está siendo comercializada entre varios grupos de distribución de moda del mundo.

La propiedad, de la familia Brugerolles, está ahora estudiando qué hacer con el establecimiento, que cuenta con más de 600 metros cuadrados de superficie. Entre las opciones está la de dividir el activo en dos locales de tres plantas o dejarlo con la distribución actual para una sola marca.

120.000 EUROS AL MES

La propiedad ha puesto un precio de salida de 120.000 euros de alquiler al mes, algo que “está muy por encima del mercado”, según fuentes del sector. Y es que su ubicación es de lujo para muchos de los consultores que dominan el mercado barcelonés.

Actualmente la tienda multimarca comparte manzana con Inditex, &Other Stories, H&M, un local de restauración, una tienda de la compañía Orange y el flagship store de Armani.

PÉRDIDA MILLONARIA

Las tiendas Furest atraviesan desde hace mucho tiempo una pertinaz crisis de resultados que no consigue superar. La empresa explota una red de siete tiendas. Seis se encuentran en Barcelona: en paseo de Gracia 12, Pau Casals 3, Diagonal 468, más sendos establecimientos en los centros comerciales de La Maquinista, Glorias y Diagonal Mar. La séptima está en otro centro comercial, el Mataró Park.

Las magnitudes económicas de la casa no son óptimas. El ejercicio 2017-2018 las ventas tornaron a subir, de 7,39 a 7,49 millones de euros. Dicho nivel es inferior al que lucía cinco años atrás y un 41% por debajo de la cima de la casa, lograda en 2008. En la tabla anexa se detalla la evolución desde los máximos, conseguidos justo antes de la pasada crisis.

2 MILLONES DE DÉFICIT

De los últimos diez ejercicios sólo dos se han cerrado con beneficios: en 2012, con unas ganancias de 194.000 euros; y 2017, con 2,2 millones, pero en este caso no fue por la explotación ordinaria del negocio, sino por la venta de un local comercial en Diagonal 676. La enajenación de esta tienda, que Furest adquirió en 1976, supuso una plusvalía de 3,9 millones. El resultado acumulado de estos diez años suma casi 2 millones de déficit.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.