El transporte público de Barcelona se renueva a paso de tortuga. A pesar de que los míticos billetes de cartón verdes y blancos seguirán funcionando en el Área Metropolitana, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha iniciado su lento proceso de transición digital y venderá online las tarjetas tras más de 15 años utilizando el mismo método.

La compañía pública anunció el martes que su web corporativa ya permite a los clientes comprar online los títulos de transporte más utilizados en las redes de metro y autobús, como la T-10 o la T-Mes.

TÍTULOS DE TRANSPORTE GENERAL

La empresa metropolitana ha informado a los usuarios que, por el momento, los billetes de transporte que se podrán adquirir en el portal de TMB son los de uso general: el billete sencillo, la T-10, T-50/30, T-mes, T-Trimestre, T-día y el billete al aeropuerto, además de los abonos turísticos Hola Barcelona Travel Card.

IMPRIMIR EL BILLETE

El pago del título de transporte se realizará a través de internet y se podrá hacer tanto con tarjeta de crédito como de débito. Tras el abono online, el sistema generará un código que se deberá introducir más tarde en la máquina distribuidora de cualquier estación del metro. Dicha taquilla imprimirá el billete previamente abonado y el usuario podrá acceder al transporte público.

La estafa llega cuando los clientes, a pesar de comprar por internet el billete de transporte público, deberán adquirir el ticket en las estaciones de metro. De poco sirve comprar con anterioridad el billete sabiendo que más tarde tendrán que acercarse hasta alguna estación para obtener la tarjeta.

 

Página web de TMB para poder adquirir los billetes de transporte

Página web de TMB para poder adquirir los billetes de transporte

MÁS VARIEDAD

Además, esta funcionalidad no supone ninguna novedad a nivel operativo para TMB. De hecho ya existía, pero hasta el momento estaba reservada exclusivamente para los miembros registrados en el programa JoTMBé. Estos usuarios pueden hacerse con el billete a través del teléfono móvil con la aplicación TMB App, una función que se abrirá a todo el público.

En una segunda fase se incorporarán los títulos sociales, como los reservados a familias numerosas y monoparentales, los jóvenes y los parados.

¿ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN?

La introducción de la venta digital de los títulos –aunque sigue obligando a pasar por un punto presencial de venta– supone un pequeño avance en la introducción de tecnología en el transporte público. Ésta se enmarca dentro del fracasado proyecto de la T-Mobilitat, que acumula años de retrasos en su puesta en marcha. La T-Mobilitat está dirigida desde la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), un consorcio interadministrativo en el que la Generalitat tiene mayoría (51%) y el resto está en manos de administraciones locales (49%), con un peso destacado del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y el Ayuntamiento de Barcelona. 

El proyecto lleva años avanzando con pies de plomo. Debía estar listo en 2016, pero un cúmulo de retrasos han llevado a que la última fecha fijada para que entre en vigor la "revolución digital" del transporte público sea en 2021.

PEQUEÑOS AVANCES EN LA T-MOBILITAT

El último cambio introducido por TMB fue a mediados de septiembre. La empresa metropolitana explicó que renovaría varias estaciones de metro de la ciudad para dar paso a la nueva tarjeta unipersonal de la T-Mobilitat, que se podrá recargar y aportará información personalizada de cada usuario, entre otras funcionalidades.

A través de terminales adaptadas, la empresa pública señaló que implantaría dicho sistema y que funcionaría con unos sensores contactless o sin contacto para que las personas pudieran acceder al transporte público y pagar el billete acercando la T-Mobilitat, el teléfono o el reloj inteligente al sensor.

NUEVO MÉTODO DE PAGO

Desde Transports Metropolitans apuntaron que el billete contaría con información personalizada de cada cliente con el objetivo de calcular el precio del transporte público dependiendo de la frecuencia, la distancia recorrida y las rutinas de cada persona en el transporte público.

Además, el nuevo método de pago permitiría a las personas pagar después de haber realizado el recorrido y, de esta manera, el usuario no tendría que decidir previamente qué título se ajustaría mejor a sus necesidades.

Hasta que lleguen estos cambios, la máxima revolución digital a la que aspira TMB es vender online unos billetes que después has de recoger en taquilla.