Fábrica de Gamo Outdoor en Sant Boi de Llobregat (MA)
Fábrica de Gamo Outdoor en Sant Boi de Llobregat (MA)

Las escopetas y pistolas Gamo amasan beneficios a destajo

Esta empresa barcelonesa de armas de aire comprimido experimentó en 2021 una brillante recuperación y batió récords de ventas

Guardar
Gonzalo Baratech
Periodista

Resultados esplendorosos de la firma catalana Gamo Outdoor. Tras el funesto año del Covid, vació sus cargadores durante 2021 en todas las direcciones posibles y alcanzó unas magnitudes económicas sin precedentes. Además, aumentó la plantilla de 230 a 260 empleados.

Las ventas crecieron un 26% y pasaron de 57 a 72 millones. Gamo es, sobre todo, una compañía exportadora.

NEGOCIO INTERNACIONAL

España aporta sólo el 12% de los ingresos. La venta doméstica se lleva a cabo por medio de cuarenta armerías repartidas por toda la península. De ellas, ocho se encuentran en la Ciudad Condal.

El principal cliente de Gamo es Estados Unidos, el mayor mercado de armas del mundo. El 40% del giro de Gamo procede de dicho país.

Siguen en orden de importancia, España y Reino Unido, con el 12% cada uno. Aparte de estos territorios, Gamo expende sus artículos en casi un centenar de países.

El exterior de una tienda Gamo
El exterior de una tienda Gamo

RIFLES WINCHESTER Y MIRAS LÁSER

Gamo fabrica carabinas y pistolas de aire comprimido, así como balines, miras ópticas y otros complementos.

Además, actúa de agente comercial de marcas internacionales de primera fila, como los célebres rifles Winchester, las escopetas de aire comprimido Daisy y los visores, miras telescópicas y proyectores de láser de la enseña BSA.

GANANCIAS

Gracias al fortísimo tirón de las ventas internacionales, las cuentas de Gamo volvieron a arrojar números negros. En el pandémico 2020 la casa había registrado pérdidas de 2,2 millones.

Un año después sobrevino un giro radical: Gamo obtuvo un beneficio neto de 4,7 millones.

FLUJO DE CAJA

El logro no es menor, si se tiene en cuenta que cada año ha de amortizar gruesas sumas del fondo de comercio.

Debido a tal circunstancia, el flujo de caja subió hasta rebasar los 10 millones.

FACTORÍA EN SANT BOI DE LLOBREGAT

Nota destacable es que Gamo apenas arrastra deudas bancarias. El pasivo más abultado corresponde a préstamos recibidos de su propio accionista, por importe de 10 millones.

La fábrica de escopetas y pistolas se encuentra en Sant Boi de Llobregat.

Exterior del centro logístico de Gamo en Sant Boi
Exterior del centro logístico de Gamo en Sant Boi

GUERRA DE UCRANIA

La dirección de la casa ha insertado en las cuentas anuales un comentario sobre la guerra de Ucrania. Asevera que “teniendo en consideración la complejidad y riesgo geopolítico, las consecuencias para las operaciones del grupo son inciertas y van a depender en gran medida de la evolución del conflicto, incluyendo la potencial implicación directa de terceros países y la ejecución de nuevas sanciones”.

HISTORIA SECULAR

Gamo es una empresa barcelonesa muy antigua, pues ya ha transitado por tres siglos.

Nació en 1889 con el nombre de Antonio Casas SA, para fabricar derivados del plomo. En 1955 adoptó la denominación de Industrias el Gamo SA.

PRIMER BOMBAZO

En 2007, cuando era líder de Europa en su especialidad del aire comprimido, los herederos Antonio y Francisco Casas Salvá recibieron una suculenta oferta del consorcio madrileño MCH Private Equity y soltaron el pelotazo. Traspasaron la empresa entera por 80 millones limpios.

SEGUNDO GATILLAZO

Seis años después, el inversor de la capital MCH ya había madurado las plusvalías y propinó el pase a un tercero.

Cedió el control de Gamo, a cambio de 90 millones, al fondo neoyorquino Bruckman, Rosser, Sherill (BRS), que desde entonces es el dueño absoluto de la entidad barcelonesa.

BRS está a la espera de percutir su propio disparo y amasar el consabido lucro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.