El servicio del agua no se toca en Barcelona. Su suministro es el mejor valorado por los barceloneses y el que suscita un mayor grado de aceptación entre los ciudadanos. Ésta es la principal conclusión del segundo Barómetro de Satisfacción de los Servicios Públicos, impulsado por el Observatorio de Servicios Urbanos (Osur) a través de una encuesta realizada a 5.137 personas.

El del agua es el servicio que recibe mejor nota de los barceloneses. Más del 70% hace una valoración positiva, una cifra ligeramente superior al año pasado (68%), mientras que su suministro sólo cuenta con un 12% de descontentos.

CALIDAD Y EFICACIA

La buena valoración del servicio, curiosamente, contrasta con la voluntad del gobierno municipal de remunicipalizarlo. Esta contradicción es denunciada por Ramiro Aurín, director general de Osur: “El gobierno municipal quiere eliminar de la gestión al grupo que ha llevado el servicio a la ciudad durante 150 años hacia la excelencia y el reconocimiento mundial en lo que al ciclo integral del agua se refiere”. En su valoración, Aurín ha añadido: “Cuando la calidad y la eficacia no son la vara de medir, tenemos un problema”. El deseo de Colau de remunicipalizar el servicio, no obstante, fue rechazado por la oposición.

El segundo servicio mejor valorado por los barceloneses es el de la recogida de basuras, a pesar de las quejas de muchos vecinos por los ruidos ocasionados. Es la segunda prestación más valorada. El aspecto más aplaudido es el de la frecuencia en la recogida, con un 76% de aceptación.

LA SUCIEDAD EN BARCELONA

Los barceloneses, por otra parte, se muestran bastante satisfechos con el transporte público,  con un grado de aceptación del 67%. Este porcentaje supera en cinco puntos a la satisfacción con el cuidado de parques y jardines.

El servicio que suscita más controversias y críticas es el de la limpieza viaria, como ya adelantó Metrópoli Abierta tras ofrecer los resultados del primer Barómetro encargado por este medio al Centre d'Estudis Sociològics (CES).

Aurín también aborda el malestar con la limpieza viaria en Barcelona: "El servicio de limpieza viaria debería mejorar. Los barceloneses ven su ciudad más sucia. Una ciudad con más turistas cada día, necesita más recursos y sofisticación para mantenerse limpia. Sin perjuicio de admitir que, con respecto a los excrementos de mascotas, somos los ciudadanos los que deberíamos dar un paso adelante”.