ARCHIVADO EN:

La Semana Santa jugará una mala pasada a los floristas. Este martes han augurado un descenso en las ventas de rosas durante la diada de Sant Jordi en Cataluña al situarse justo después de la festividad religiosa. En total, calculan vender unos siete millones de rosas, un 5 % menos que en 2018.

Es por eso que los mayoristas mantienen una "ligera incertidumbre" en el número de ventas, porque los sectores de restauración, asociaciones, estudiantes y empresas que ofrecen la rosa a sus trabajadores o clientes lo tendrán más difícil para organizar sus compras con vistas a Sant Jordi puesto que es el primer día laborable en Cataluña después del parón de Pascua. Así lo han manifestado el presidente de la Asociación de Empresarios Mayoristas de Mercabarna Flor, Miquel Batlle, y el director general de Mercabarna, Agustí Colom y Josep Tejedo.

SIGUE TRIUNFANDO LA VARIEDAD 'FREEDOM'

Al igual que el año pasado, entre las diferentes variedades de rosa, la que más triunfará será la Freedom, de origen colombiano y ecuatoriano, que acaparará el 80 % de las ventas y que se caracteriza por su color rojo fuego y su resistencia. Sin embargo, la rosa amarilla perderá protagonismo y pasará de representar un 10 % del total en el año 2018 a un 5 %, a favor de colores "con aire vintage", como las de color albaricoque de la variedad Primadona, según Batlle. La rosa que acaparará el 15 % restante de las ventas será la Red Naomi, procedente del mercado holandés.

Libro y rosas en la playa
Libro y rosas en la playa

Por procedencia, seis de cada diez rosas que se venderán por Sant Jordi procederán de Colombia, un 10 % vendrán desde Ecuador, un 3 % desde campos catalanes, un 2 % de otras comunidades y el 25 % restante serán importadas desde Holanda. Batlle ha explicado que un porcentaje importante de las rosas importadas desde Holanda se cultiva en realidad en África, una tendencia iniciada ya en años anteriores y que va en aumento.

Los precios se mantendrán estables respecto a otros años, lo que significa que se podrán comprar rosas de calidad a partir de cuatro euros. Respecto a la presentación, se mantiene el giro hacia los envoltorios ecológicos y reciclados, que están aparcando los plásticos y el celofán de antaño, y ha aparecido una nueva moda de presentar las rosas en recipientes de cerámica. También seguirán apostando por las espigas y la senyera, que están producidas por empresas catalanas.