El Puerto de Barcelona cerró el ejercicio 2016 con varios récords en los datos históricos de tráfico. El enclave de la capital catalana registró un volumen de carga de comercio exterior de 1,2 millones de contenedores, un tráfico de 916.834 coches y casi cuatro millones de pasajeros, según datos publicados este martes por el puerto.

El presidente del puerto, Sixte Cambra, se ha mostrado muy satisfecho por la evolución de los resultados. “Los tres segmentos de actividad, los más estratégicos para el Puerto de Barcelona, han registrado incrementos importantes respecto al año anterior”, ha asegurado. Cambra se ha mostrado convencido de que el enclave podrá lograr los objetivos de su plan estratégico.

El tráfico total del puerto se situó en 48,6 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 3,4% respecto al año anterior. El incremento de la actividad ha permitido amortiguar el descenso de ingresos motivado por la reducción de tasas realizada en 2015.

En lo que respecta al tráfico general de contenedores, un buen indicador para medir la evolución de la economía del entorno, el enclave superó los 2,2 millones de contenedores. Estos registros suponen un aumento del 14,5% respecto a 2015 y es la cifra más elevada de la última década.

Durante 2016, los contenedores de comercio exterior mantuvieron el crecimiento de los últimos años, un dato que refleja el esfuerzo del tejido productivo para abrirse al exterior y la reactivación del consumo interno. Así, los contenedores de exportación han crecido un 3,8% hasta situarse en 683.527 unidades y los de importación han subido un 8,7% con un total de 518.480 unidades.

RESULTADOS ECONÓMICOS ESTABLES

La cifra de negocio del Puerto de Barcelona se mantiene estable respecto al año anterior y alcanzó los 155,3 millones euros a pesar de la reducción de las tasas de ocupación que se comenzó a aplicar en 2016. Por su parte, los beneficios sufrieron una caída del 16%, hasta los 33,2 millones, por las plusvalías extraordinarias obtenidas en 2015 tras la venta de las participaciones del puerto en CPL y Marina Barcelona 92.

Por otra parte, los buenos resultados del ejercicio han permitido al Puerto de Barcelona reducir de forma significativa la deuda a largo plazo que mantiene con el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Con la cancelación anticipada de 20,8 millones de euros, sumado al calendario de amortizaciones previstas, sitúan la deuda del enclave en 303,9 millones, un 13% menos que en 2015.

Para 2017, el puerto tiene presupuestadas inversiones por valor de 135 millones de euros, que corresponden, entre otras cosas, a la esperada mejora de los accesos ferroviarios, las reformas en la terminal intermodal o la obra civil para un nuevo elevador de barcos en el Port Vell. Sin embargo, la cifra de inversión será previsiblemente menor porque en los procesos de licitación el puerto logra, de media, una reducción del 35% respecto a lo presupuestado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.