El Ayuntamiento de Barcelona ha construido un espacio de coworking municipal de uso público en el barrio de La Clota, en Horta-Guinardó, para realizar proyectos emprendedores con retorno social. El espacio, que tiene una superficie total de 360 metros cuadrados y está ubicado en unos bajos en desuso desde hace años, tiene el objetivo de dar apoyo a iniciativas o entidades del territorio como contraprestación por el uso de la superficie.

El espacio ha entrado en funcionamiento con 20 cotrabajadores y con 11 proyectos relacionados con la producción urbana, el deporte, la cocina y el asesoramiento terapéutico. Desde el consistorio han asegurado que la inversión para rehabilitar el espacio ha sido de 350.000 euros y que se dedicarán 100.000 euros más cada año para dinamizar el equipamiento. Cuando esté lleno a pleno rendimiento, el coworking espera acoger a unas cincuenta personas.

POTENCIAR LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

El Ayuntamiento ha explicado que el objetivo del proyecto es impulsar y potenciar la actividad económica en un distrito “mayoritariamente residencial” y que representa un 5,9% de la superficie total de la ciudad destinada al tejido empresarial, además de recuperar locales vacíos como “activo del barrio”.

Los 11 primeros proyectos seleccionados para formar parte del coworking son del ámbito de la fotografía, el coaching y el acompañamiento terapéutico, además de sectores que aparecen en el Plan de Desarrollo Económico de Horta-Guinardó 2017-2021. El espacio contará con dos talleres compartidos y colaborativos para realizar actividades manuales y oficios como el diseño de moda, educación en robótica o impresión 3D.

NUEVOS PROGRAMAS DE OCUPACIÓN

La iniciativa de La Clota es la auténtica joya de la corona del PDE 2018-2022, un programa que han desarrollado de forma conjunta la empresa municipal Barcelona Activa y el distrito de Horta-Guinardó y que también prevé aumentar los recursos para programas ocupaciones y de reorientación laboral en los equipamientos de Ca N’Andalet i Mas Guinardó.

En Horta-Guinardó el porcentaje de personas sin empleo a mediados de 2018 se situaba por encima de la media de la ciudad, con una especial incidencia en el paro de larga duración que afecta al 40% de las personas sin trabajo, mientras que la media barcelonesa es del 35,48%. En la elaboración del PDE han participado 78 personas de 37 entidades diferentes, bajo la supervisión de Barcelona Activa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.