La planta de Nissan de Barcelona cerró el ejercicio de 2018 con un descenso en la producción de vehículos del 10 %. De la planta de la Zona Franca salieron el pasado año 82.500, unos 10.000 menos de los que se fabricaron en 2017.

El motivo principal ha sido, según publica Coche Global, la decisión empresarial de dejar de producir algunos modelos que no cumplen con los objetivos de rentabilidad marcados y por un descenso de las ventas.

Además, las previsiones de la compañía apuntan a que este descenso seguirá produciéndose durante este año y a que se cerrará con un volumen de fabricación de 78.170 vehículos. Esto significa que el índice de aprovechamiento de la capacidad de la planta se sitúa en apenas un 38 %, ya que la capacidad de producción es de unos 200.000 vehículos anuales.

PLAN INDUSTRIAL

La dirección de la planta está elaborando un nuevo plan industrial para clarificar el futuro de la planta. El plan será puesto en marcha por José Vicente de los Mozos, vicepresidente de producción de la alianza Renault Nissan Mitsubishi y ex director de Nissan Motor Ibérica.

Del total de vehículos producidos en la planta de Nissan en la Zona Franca, alrededor de 15.000 unidades han correspondido a la furgoneta diésel NV200, que se dejará de fabricar el próximo verano. En segundo lugar, la versión eléctrica de este mismo modelo, la e-NV200, del que se han fabricado unas 6.000 unidades y cuya producción se mantendrá. También se han montado modelos como la pick up Navara, y las versiones para Mercedes y Renault, y los modelos Pulsar y Evalia diésel, aunque estos ya dejaron de confeccionarse durante el verano pasado.