El conseller de Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya, Jordi Baiget, ha recordado este lunes que el “turismo es una actividad esencial” para Barcelona y Catalunya y ha criticado la “corta memoria” de los que cuestionan la importancia del sector para la economía. “Hace tres años el turismo era el que aguantaba la economía y ahora que crecemos se critica”, ha señalado antes de aclarar que su departamento apuesta por una regulación del sector, pero “bien hecha”.

Durante un almuerzo-coloquio organizado por la Cambra de Comerç de Barcelona, Baiget ha matizado que la economía catalana debe transformarse para afrontar el “cambio de época” que se avecina con la “cuarta revolución industrial”. Más innovación, más industria de valor añadido y más adaptabilidad son los pilares de la estrategia de la Generalitat para reforzar el tejido productivo catalán y mantener una economía “abierta y diversificada”.

“Hay que aumentar de la manera más rápida posible el nivel de innovación en Catalunya”, ha explicado Baiget, que ha añadido que para llegar al 2% del PIB en I+D+i es necesario destinar más recursos a la innovación y estrechar lazos con el sector privado. En este sentido, el conseller ha anunciado que destinará a programas de innovación empresarial el retorno de las inversiones financieras que el departamento realiza en empresas.

BENEFICIOS PARA TODOS

Baiget, que ha hablado ante unos 200 empresarios, ha asegurado que el Govern “apuesta claramente por el consenso, por ser socios de la economía productiva y destinar recursos públicos para facilitar el cambio” de modelo productivo. No obstante, el conseller ha advertido de que estas políticas económicas se basan “en el retorno social de las ganancias que se consigan con el nuevo modelo”, algo que ahora todavía no sucede.

A pesar de que el año pasado Catalunya creció a un ritmo del 3,5%, liderada por el sector industrial con un récord de exportaciones y una notable reducción del paro, Baiget ha reconocido que hay “partes de la sociedad que todavía no notan los beneficios de esta recuperación”. Desde el Govern son conscientes de que la recuperación económica ha traído un ajuste de los salarios y nuevos puestos de trabajo que “no siempre son de calidad”.

En esta línea, el conseller ha asegurado que el objetivo de la Generalitat a corto plazo es “consolidar la recuperación y hacerla extensiva a un número cada vez mayor de ciudadanos”. Para ello, es básico que, además de recuperar los niveles de ocupación previos a la crisis de 2008, se trabaje para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y ha insistido en el objetivo a largo plazo de buscar fórmulas para subir el salario mínimo hasta los 1.000 euros al mes, algo para lo que no tienen competencias.    

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.