Jade Bird Fire Alarm International, una empresa china que lidera la producción de alarmas antiincendios, ha decidido establecerse en Barcelona. La multinacional ha escogido a la ciudad condal para ubicar su primera sede en Europa, desde la que gestionará todo su negocio en el continente. 

 

La Conselleria de Empresa y Conocimiento de la Generalitat ha enviado un comunicado en el que ha explicado que las oficinas de Barcelona serán de 250 metros cuadrados y para su funcionamiento la empresa creará 15 puestos de trabajo. Estas vacantes corresponderán a personas vinculadas a la ingeniería, el apoyo técnico, el márketing, las ventas y la administración.

BARCELONA, LA AFORTUNADA ESCOGIDA

El vicepresidente de Jade Bird Fire Alarm International, Brian J. Stumm, ha asegurado que el motivo por el cual se decidieron por Barcelona fue "por su logística, acceso a los mercados y espléndida comunidad técnica".

La empresa, que tiene sede central en Pekin (China) y a nivel internacional posee una decena de oficinas con más de 2.000 trabajadores, ha recibido el apoyo de Acció, la agencia para la competitividad de la Conselleria de Empresa y Conocimiento para su implantación en Barcelona.