El Corte Inglés ha vendido el inmueble correspondiente a su centro en Francesc Macià a una sociedad privada por unos 150 millones de euros. Tras esta operación, los grandes almacenes continuarán con su actividad en régimen de alquiler durante dos años. Al pasar este tiempo, el centro comercial cerrará sus puertas debido a la proximidad que tiene con sus establecimientos en la avenida Diagonal.

SIN PÉRDIDA DE EMPLEO

El cierre no supondrá la pérdida del empleo de ningún trabajador del centro. En su lugar, se llevará a cabo una recolocación de los empleados en grandes almacenes próximos al de Francesc Macià.

Fuentes conocedoras de la operación han señalado que, además de tratarse de un inmueble que está cerca de otros de la compañía, se trata de "unos almacenes pequeños y con oferta limitada".

TRAS GALERÍAS PRECIADOS

El centro comercial de Francesc Macià, que fue reformado entre los años 2003 y 2004, procede de los activos asumidos por El Corte Inglés tras comprar Galerías Preciados.

Esta venta no corresponde al Proyecto Green, un plan de la compañía para recortar deuda mediante el desprendimiento de activos inmobiliarios no estratégicos.