El mayor crematorio de cuerpos de Barcelona, y actualmente el único operativo en clave municipal, no se ajusta a la norma vigente. El cierre reciente del horno funerario de Collserola por inadecuación a la normativa vigente ha despuntado también deficiencias en la incineración del cementerio de Montjuïc.

Según unos documentos sobre las últimas licitaciones publicadas por Cementiris de Barcelona, revelan que la licencia ambiental del crematorio, en la que se incineran unos 4.000 cuerpos al año, incumple la norma vigente. Por un lado, no efectúa de forma correcta el control de la calidad de los ataúdes. La sociedad pública aseguró que “no puede ejercer ese control porque las cajas no las comercializan ellos”. Por otro lado, el Govern ha impuesto a Cementiris de Barcelona la instalación de un sistema automático de medición, habida cuenta del descontrol en las emisiones de “elementos contaminantes”.

CIERRE DEL CREMATORIO DE COLLSEROLA

En cuanto al crematorio de Collserola, la empresa pública mantiene el permiso para operar, aunque la última revisión tuvo ciertos incumplimientos. De hecho, la sociedad trató de evitar la inspección de 2017, alegando que ya realiza controles rutinarios en los cuatro hornos que dispone en las instalaciones.

El departamento de licencias del Ayuntamiento de Barcelona obligó a Cementiris a someterse a una auditoría externa en 2017. Unos tests que afloraron las citadas irregularidades por parte de la empresa pública. Ahora, el crematorio deberá invertir 239.580 euros en un sistema de medición de emisiones que aseguró que era innecesario.

De forma inmediata, el Govern de la Generalitat ha exigido cerrar el crematorio de Collserola por contaminar el parque natural. Fuentes del sector a la empresa municipal, liderada por Eloi Badia y Miquel Trepat, han alertado de que el cierre temporal se ha producido “tan de imprevisto que ha obligado a reconfigurar los turnos de los trabajadores, provocando problemas con el comité de empresa”. Además, empresas del sector funerario que usan el crematorio de Collserola, han confirmado que Cementiris de Barcelona les ha informado el cierre, obligándoles a utilizar las instalaciones de Montjuïc.