Lejos de los focos y con el punto de mira puesto en la generación de actividad económica. Así ha definido el delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca (CZF), Jordi Cornet, el trabajo de la entidad a lo largo de la ya más de cien años de historia. En una comida organizada por la Cambra de Comerç de Barcelona, Cornet ha asegurado que el “Consorci ayuda a Barcelona sin hacer ruido” y ha puesto como ejemplo los más de 280 millones que ha invertido en edificios en los últimos 25 años. O los más de 260 millones en beneficios e impuestos que ha generado para el Ayuntamiento de Barcelona, que también forma parte del consorcio.

En los seis años lleva al frente del CZF, la entidad pública ha logrado revertir una situación complicada y ya encadena cuatro ejercicios en positivo gracias a una drástica reducción de gastos y de la deuda financiera. El año pasado logró un beneficio de 8,3 millones, un 85% más que en 2015, un dinero que Cornet espera poder dedicar en el futuro a dinamizar la economía. “En el próximo pleno intentaremos llegar a un acuerdo con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para que al menos el 5% del beneficio se pueda dedicar a ayudas sociales relacionadas con la creación de actividad económica”, ha adelantado.

RELACIÓN CORDIAL CON EL AYUNTAMIENTO

El que fuera secretario general del PP de Catalunya y regidor del Ayuntamiento de Barcelona ha asegurado que mantiene una relación cordial con Colau, igual que la tuvo con Xavier Trias durante su mandato. “Hemos conseguido un consenso que parecía imposible a pesar de las diferencias que hay con ambos”, ha recalcado. “El Consorci ha trabajado siempre con Barcelona” y ha recordado que el objetivo es “atender a los barceloneses”, como demuestran los proyectos que tiene en marcha en La Marina del Port Vermell o en las Casernes de Sant Andreu. 

El CZF tiene programada la construcción de 2.000 viviendas protegidas en la provincia de Barcelona, para lo que ha pedido colaboración a socios privados. "Hacer vivienda social es un negocio porque los precios son competitivos y a la vez es necesario porque solucionamos un problema”, ha señalado Cornet. El delegado especial del Estado ha explicado que el salón Barcelona Meeting Point, que se celebrará entre el 18 y el 22 de octubre, incluirá por primera vez varias jornadas dedicadas a la vivienda socia con un “debate real” para asegurar que no se promueve una segunda burbuja inmobiliaria.

LA MODELO Y LA MARINA

El delegado especial del Estado también ha querido poner énfasis en el papel decisivo que ha jugado el Consorci en el cierre de La Modelo. “Todo el mundo se lo apunta [el mérito], pero es gracias a los terrenos cedidos por el CZF que ha sido posible” clausular la cárcel porque de lo contrario no habría un espacio donde construir los nuevos centros penitenciarios. Cornet ha explicado que ubicar una cárcel en terrenos del Consorci es una anomalía que se encontró cuando se asumió el cargo.

“Los terrenos para la nueva cárcel estaban en la zona franca aduanera”, un área donde las empresas  pueden generar valor añadido a sus productos sin pagar impuestos mientras no los saquen de allí. Según Cornet, cuando fue nombrado lo primero que hizo fue plantear al entonces alcalde Trias que ampliara la zona franca aduanera, que es un polo de atracción de actividad empresarial, y buscar los 25.000 metros cuadrados que se necesitaban para el nuevo centro en una parte que perjudicara menos la actividad del CZF.

También se ha felicitado por la implicación del Consorci en su entorno más inmediato, en este caso el barrio de La Marina del Port Vermell, uno de los más olvidados de Barcelona. “Hemos terminado una promoción de 68 pisos de alquiler social y pronto habrá un concurso público para construir otras 200”, ha señalado. Respecto a la llegada del metro a la Zona Franca, ha preferido ser más cauto. “La fecha ya existe, pero ya existía el año pasado y fue como fue. El metro es fundamental para el tejido económico de Barcelona”.

PLANES DE FUTURO

Respecto a los planes de futuro del Consorci, Cornet ha fijado como prioridad la segunda ampliación de la Zona Franca y las infraestructuras del CZF, ya que ahora mismo la ocupación es del 98%. Uno de los proyectos que tienen en marcha es la creación de un espacio de coworking para pymes en Polígono de la Zona Franca. Invertirán 12 millones de euros para construir naves con “instalaciones de nueva generación” que alquilarán a pymes por módulos de 1.250 o 2.500 metros cuadrados para ayudar a su internacionalización.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.