En 2015 en Silicon Valley empezó a desarrollarse la “comida del futuro” o la “nutrición avanzada”. Tres farmacéuticos de Laboratoires Grand Fontaine, filial de la compañía Laboratorios Ordesa, ubicados en Barcelona, vieron el fenómeno y empezaron a investigar. Enric, Rozane y Albert tenían conocimientos sobre nutrición y decidieron dar el salto y convertirse en emprendedores “de la noche a la mañana”.

Tras un viaje a Estados Unidos, varias charlas con el equipo farmacéutico e investigaciones sobre el campo de la alimentación, los jóvenes pensaron en aplicar las fórmulas que habían aprendido y desarrollar su propio producto. Es aquí donde nace Küik, una comida completa hecha por un alimento de base en polvo, saborizantes y agua.

¿CÓMO FUNCIONA?

Uno de los emprendedores y especialista en nutrición, Albert, señala que el producto que ofrecen consta de tres partes: una base de alimento en polvo, de sabor neutro, una gama de saborizantes, integrada por ocho sabores -entre los cuales hay vainilla, fresa, chocolate o verduras- y el agua. La preparación de un Küik Meal consiste en 100 gramos del gusto neutro, más un sobre de sabor y 300 ml de agua. Una vez lo tienes todo preparado y lo agitas en un recipiente que te proporciona la misma compañía al adquirir el producto.

Según explica el emprendedor, un batido se puede tomar en frío y en caliente y contiene todas las proteínas, lípidos, fibras y carbohidratos que necesita una persona para aguantar el día. Además, Küik no contiene ni gluten, ni frutos secos ni ingredientes transgénicos.

EMPEZAR

El equipo de la start up arrancó el proyecto a mediados de 2018 en Barcelona y al cabo de poco tiempo se afianzó en Francia. Tal como avanza Albert, de momento sólo proporcionan el producto "a través de la tienda online” pero no descartan en un tiempo instalarse en algún local comercial. En este sentido, los clientes pueden conseguir el producto en algunas tiendas de deportes e incluso gimnasios, recuerda el joven, pero de momento no tienen tienda propia.

El target principal de Küik es muy variado. Empezando por deportistas como nadadores o alpinistas hasta ejecutivos que no tienen tiempo para hacer una pausa de media hora para comer. En esta línea, la mediana de edad que consume Küik es de entre 25 años y 40 años, pero “también vendemos el artículo a personas más mayores", apunta Albert.

A largo plazo los tres farmacéuticos esperan expandirse por Europa y alcanzar países como Alemania, Italia o Holanda. Además, aseguran que su producto no tiene competidores directos porque en España no hay compañías que produzcan algo igual. Es por esto que consideran que el mercado europeo también va a “recibir con buenas manos” los artículos que ofrecen.