ARCHIVADO EN:

La Cambra de Comerç de Barcelona mantiene sus previsiones de crecimiento de la economía catalana para 2019, situándolo en el 2,1%, medio punto por debajo del crecimiento que se registró durante el año pasado, que fue del 2,6%.

En la rueda de prensa del jueves, el presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, ha sostenido que el contexto internacional, sobre todo el europeo, incide en este menor crecimiento a través del sector exterior y la inversión.

DE MOMENTO NO HABRÁ RECESIÓN

Para 2020, la Cambra de Comerç prevé que la fase de desaceleración en la economía catalana se extienda y el crecimiento se sitúe en el 2%, pero Valls ha remarcado que esta moderación no implica que se esté en recesión.

"Ha quedado atrás la fase más alcista del ciclo, pero no vemos señales de que la economía catalana pueda entrar en una nueva recesión en 2019", ha explicado Valls, acompañado por el jefe de gabinete de Estudios Económicos e Internacional de la Cambra de Barcelona.

POR DEBAJO DE LA CIFRA ESPAÑOLA

El crecimiento previsto para la economía catalana en 2019 es una décima inferior que para la española, que se sitúa en el 2,2%, tendencia que se ha registrado desde el cuarto trimestre de 2018 y se ha mantenido durante los primeros tres meses de este año.

Valls ha achacado esta divergencia al nivel elevado de apertura exterior en Catalunya: en periodos de expansión, la economía catalana tiende a crecer más que la española, mientras que lo hace menos en periodos de desaceleración y de recesión económica.

Estas son algunas de las cifras que resultan del Informe de Coyuntura Económica que ha elaborado la Cambra de Comercio de Barcelona y AQR-LAB de la Universitat de Barcelona (UB), presentado este jueves por Valls y Rovira.

LA INDÚSTRIA, EL SECTOR MÁS AFECTADO 

El contexto internacional actualmente está impactando en la demanda exterior, efecto que el ente cameral también prevé que acabe afectando a la demanda interna, que durante este primer trimestre es la que ha sostenido el crecimiento por su evolución positiva, aunque inferior a la de 2018.

En ese sentido, la industria está siendo el sector más afectado por la moderación de la economía: el índice de producción industrial ha registrado un descenso acumulado del 0,8% hasta febrero, siendo la primera tasa negativa desde 2013.

También se ha producido un descenso considerable en los vehículos industriales durante los dos primeros meses de 2019, indicador que la Cambra de Comerç remarca que muestra el cambio de expectativas en la economía.

REDUCCIONES DE PLANTILLA

Preguntado por las reducciones de plantillas que se están planteando en empresas industriales catalanas, Rovira ha subrayado que se explican por "casuísticas concretas" de las compañías y no por cuestiones sectoriales, y ha indicado que en este ámbito económico está creciendo la afiliación a la Seguridad Social y que los afectados por los ERE suman una proporción pequeña del total de los afiliados.