Agbar cambia de casero. El hasta ahora propietario de la sede de la compañía que suministra el servicio de agua a los barceloneses, el banco estadounidense Goldman Sachs, ha vendido el edificio a BNP Paribas, en una operación que se ha cerrado por encima de los 60 millones de euros, según informa Expansión.

El inmueble se encuentra en un complejo de oficinas ubicado en el Distrito 38, dentro de la Zona Franca. Fue inaugurado en 2015 y estrenado por la propia Agbar, que se mudó allí tras abandonar la Torre Glòries, obra del afamado arquitecto Jean Nouvel, que acabó vendiendo por 142 millones de euros en 2017.

HISTORIA DEL EDIFICIO

La venta de la actual sede de Agbar se cerró a finales de 2018, pero hasta ahora no había trascendido información de la operación. Pese al cambio de propietario, no se especula con la posibilidad de que la compañía del agua abandone el inmueble.

En los casi cuatro años desde que se construyó el edifició, ha cambiado varias veces de propietario. Fue un proyecto de la inmobiliaria Habitat, que lo traspasó a Caja Madrid, que a su vez, ya bajo la marca de Bankia, lo vendió a Goldman Sachs, que pagó 355 millones de euros por un lote de activos en el que se encontraba este inmueble.